ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

¿Quién nos engañó así?


@| Les propongo una experiencia, repasar imágenes de otros tiempos y hacer un balance. ¿Qué fuimos, qué somos? Y en un susurro la pregunta del millón para que se la respondan solos con su almohada, ¿por qué dejamos de serlo? 

Había cultura, saber ser y saber vivir, compartidas por todos desde los opulentos a los que llegaban con una mano atrás y otra adelante, ansias por crecer y progresar con lo mejor. Se copiaba e imitaba al mejor, nivelar para arriba que le dicen. 

Hoy importamos chucherías de China y descartables del primer mundo, úselo y tírelo, mañana hay otro nuevo. 

El contagio fue instantáneo, todos los sectores sociales con mayor o menor esfuerzo subieron al mismo barco y remaron en el mismo curso.
Brotaron técnicos y profesionales de excelencia, pequeñas y medianas empresas, se multiplico el ingenio de gringos y criollos. 

No fue obra de un partido ni un presidente, ellos solo se limitaron a gobernar sin ponerles el pie en la cabeza a los que querían subir, sin reglamentar todo ni ladrar ordenes, con sus naturales aciertos y errores; fue obra de los uruguayos que construyeron casas, barrios, ciudades, palacios, monumentos y un país para siempre, sin hipotecar el futuro de las generaciones por venir y sin esperar que el estado hiciera o autorizara hacer. 

Quienes dejaban el gobierno: Presidentes, Ministros y altos funcionarios lo hicieron con lo puesto, dejaron lo que traían sin llevarse nada.
Quizás fue desordenado y hasta caótico pero libre, pudo haber abusos y excesos, hay un derecho de piso que se paga en todas partes y es sabido que la antigüedad es un grado; nadie pretendió ser perfecto, hoy en apenas poco más de 13 años demolieron meticulosamente todo, la posibilidad de un futuro incluida, porque prostituyeron leyes, constitución, población y pensamiento. 

Con caminos de tierra, una cuarta, una pala y cadenas se llegaba a cualquier parte hoy con autopistas iluminadas, peajes y teléfonos se deja la vida en cualquier recta. 

Hoy te facilitan las diferentes formas de pago y te matan cuando vas a pagar. Hoy tenés auto y te matan adentro del auto. 

Hoy hay cientos de cines y restaurantes y no podes ir porque te matan cuando volvés a tu casa o dentro de ellos. 

Hoy para integrar el gobierno es mas útil el prontuario que el C.V. 

Desaparecieron trenes y empresas de transporte aéreo y carretero. Ayer no había TV hoy no se la puede ver. 

El pan era pan y la leche leche porque éramos todos uruguayos, unos hijos de criollos, españoles, franceses, libaneses, italianos, irlandeses o alemanes; hoy es una población apátrida, renegando de sus orígenes, creencias y tradiciones revindicándose como “originarios” que exterminaron a los que estaban antes que ellos. 

¿Por quién debemos arrepentirnos y luchar para recuperar nuestros valores y estilo de vida? 

¿Por una tierra bendita arrasada por los ingenuos y cómplices que lo permitieron o por los miles de inocentes que pagaran las consecuencias?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas