ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Don José

Pepe Mujica


 Aún no regresó al Senado del que salió por propia decisión hace un tiempo. Y lo hará con la misma templanza de siempre, es decir, con el falso lunfa que suele usar cuando no existen razones para contestar. Omnisapiente y filosofo por declaración ajena hizo famosa su expresión preferida; "como te digo una cosa te digo la otra".

Es ese personaje típico del boliche suburbano que con un vaso de algo a medias dice sus verdades ante una concurrencia complaciente que de a poco estimula su creatividad con preguntas tan vacías como las respuestas que las seguirán.

Va a ser el tercer retrato colgado en esa pared llena de tiempo en sus colores al lado del Mago y del Negro Jefe. No, no mi amigo.... ¿usted pensaba en otros retratos ? No. Esos no son para un boliche de este nivel. Sin duda alguna son para el Gurvitch que pagamos varios millones como si un local a la vuelta del comprado, también pagado a la empresa del “asesor honorario de Presidencia" en muy buenos dólares no fuera suficiente.

Este gobierno que termina, austero en los demás pero muy considerado con “los amigos “a los que les compró aviones, los zafó de pérdidas que pagamos todos los demás, les dio subsidios de todos los colores y les pago flotas nuevecitas y por sobretodo les creó todos los escondites necesarios, al estilo de “no, fotos no”. Con un caballero de la derecha (siempre esa palabreja) un Ministro de Economía y el dueño de los barquitos almorzando en plena Plaza Matriz no se sabia festejando que hazaña lograda.

Eso si. Este personaje (y los otros) siguen hablando y dando consejos. Sesudos consejos. No tiene nietos y no quiso hijos. Pero deudos le sobran. Uno que vive a sus espaldas y al que le obsequió empresa y prestamos a todo nivel. Otro que, hijo de su mejor amigo, le escondió un cartoncito y le escupió el asado. Y eso no se hace. Solo a Kusturika....

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
volver a todas las cartas