ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Sobre la disciplina y la ética


@|Una de las primeras cosas que un militar aprende, es que la disciplina y la ética son dos caras de la misma moneda. Para mi fue algo natural. Era algo que sabía desde niño, aprendido en el seno de mi familia. "Se felicita en público, se corrige en privado", me enseñaron en casa.

Un superior (sea militar, o no), no puede ejercer disciplina sin ética, porque comprometería su autoridad, que se legitima tanto por su jerarquía, como por su moral. Asimismo, un subalterno no puede respetar un superior tan solo por su jerarquía, si la ética del superior es dudosa. Es que la jerarquía sin ética, degrada la autoridad y erosiona su legitimidad.

En la vida militar, que está regida por códigos de conducta severos, los castigos tienen carácter de "reservado". Esto implica que los castigos se aplican en forma privada, evitando exponer el trámite administrativo a quien no tenga estricta necesidad de conocerlo por su función. Violar esta consigna, no sólo atenta contra la disciplina, sino que vulnera los más puros conceptos éticos.

Cuando un superior que actúa ejerciendo su autoridad, aplica un castigo, y permite que se filtre la información al público, no sólo se degrada a sí mismo, sino que además degrada la jerarquía que ostenta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas