ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Directores de hospitales no están presupuestados


@|Mucho se habla que la gestión hospitalaria debe profesionalizarse.
Las universidades forman especialistas en gestión de salud, pero su ingreso al mundo del management no alcanza el 5% de la fuerza laboral del sector.
Al desapego de los médicos por la gestión se suma la ausencia de exigencias de la Rectoría en la profesionalización y además están las barreras gerenciales a quienes desean una capacitación continua.

La Sociedad Uruguaya de Administración de Salud SUAS realizó una consulta ante la Oficina de Servicio Civil, Contaduría General de la Nación, al amparo de la ley de acceso a la información pública, sobre si los Directores de Hospitales están presupuestados, la respuesta fue que no es aquí donde comienza la falta de profesionalismo de la gestión.
Los Directores desempeñan una función estratégica desde un cargo operativo médico o de Enfermería y con salarios diferentes según valor hora. Incluso hay hospitales que tienen directores que son solo correligionarios, militantes políticos o "compañeros". A esos son los que la clase política eleva a niveles de incompetencia. Los Directores de hospitales no reciben salarios gerenciales, desempeñan la función sin descripción de tareas, no son seleccionados por competencias como otros gerentes médicos (Servicio Médico de BPS), no tienen obligaciones horarias al no existir el cargo.

Crear los cargos de Dirección y presupuestarlos es equidad externa con otros gerentes públicos; generar compromiso con la organización, establecer derechos y obligaciones según el TOCAF, fijar cargas horarias presenciales, definir tareas, competencias y habilidades. Permitirá darle derechos al Director para gozar de licencias, antigüedad, representación en consejos de salarios y participar de la negociación colectiva.

El Director sacrifica horas asistenciales para sus pacientes y ocupa otras en asuntos de gestión afectando la atención de la población.

Son nombrados por la clase política a través de cargos de especial confianza para cargos que no existen, induciendo una lealtad con la fracción política que no demuestran con la organización.

Una encuesta de SUAS arrojo que cerca del 65% entiende que no es ético que los directores de hospitales sean nombrados por la clase política.
Los artículos 91 y 93 de la ley 19.121 del Estatuto del Funcionario Público establecen que el acceso a la administración para cargos de alta dirección requiere concursos de méritos, oposición y proyectos lo cual ha sido ejecutado en un porcentaje ínfimo. No se pueden concursar cargos que no existen y no se debe concursar para desempeñar funciones que no son concursables.

La Sociedad Uruguaya de Administración de Salud consulto a líderes políticos sobre la necesidad de presupuestar directores de hospitales y solo uno de los consultados se expresó en contra en el entendido que supondría facilitar la asociación de intereses públicos y privados. Como si el legislador no tuviera todo las herramientas para definir las reglas del juego en este tema.

La formación de médicos en gestión no goza de simpatía en Facultad de Medicina, no existen contenidos de grado en administración hospitalaria; la formación de especialistas en gestión pública hospitalaria debiera hacerse en la Oficina de Servicio Civil y no en ámbitos universitarios dónde se obtiene formación para el privado.

En suma, todo para hacer, construir y fundar en lo que hace a la gestión de salud.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas