Publicidad

Diputado Fratti

@|Y de nuevo la pelota en los cuarteles...

Para ser más preciso, esta vez en las Escuelas de Formación de Oficiales de la FF.AA y Policiales.

En efecto, desde el año 1998, la “Cámara de Representantes” laurea a aquellos cadetes del último año de las escuelas: militar, naval, aeronáutica y policial que, habiendo obtenido la más alta calificación en aptitud militar, egresan con el grado de Alférez, o similar de cada Fuerza. Y el obsequio en cuestión es una pistola de uso personal.

Ahora bien, como si en el país no hubiera temas importantes y acuciantes sobre los que el legislador debiera preocuparse, pasados veintitrés años de estatuido el galardón, el Presidente de la Cámara de Representantes, Diputado Alfredo Fratti (FA/MPP), viene a expresar su contrariedad y a cuestionar el premio de referencia. Actitud solamente atribuible a una endémica y temeraria aversión a “lo militar”…

Con argumentaciones flojas, apoyado en ejemplos y comparaciones que rayan con el ridículo, y haciendo gala de una insolencia propia de quienes carecen de fundamentos dialécticos y de respeto, con sus palabras logró fastidiar a los uniformados, y hacer sentir vergüenza ajena a más de un legislador…

Se equivocó feo, diputado; pues nada tiene de anacrónico regalarle un arma a un militar, así como regalarle una Biblia a un cura.

¿A dónde quiso llegar con su inconexa y “cambalachesca” analogía que, esgrimida a título de fundamentación, relaciona un “revolver” (sic), con el honor y la democracia?

Su ironía respecto a que, en su condición de médico veterinario, debieron haberle regalado una jeringa el día de su graduación, fue pobre y de mal gusto (debió haber pretendido, como mínimo, un buen estetoscopio).

Aunque le digo: ¡qué bueno sería, y qué paso estaríamos dando como sociedad!, si la Universidad de la República reconociera y premiara el mérito de sus egresados en las distintas carreras. Piénselo y trabaje para que ello sea posible; no tiene idea de cuánto exalta el ánimo, promueve el espíritu corporativo y estimula el desarrollo profesional. ¿Por qué no?
¡Actitudes positivas, diputado!

Para terminar, he de decirle que en las escuelas militares se estudia la Constitución y que, en su gran mayoría, los oficiales atesoran ejemplares en sus bibliotecas.

Asimismo, es oportuno recordarle que las armas del Estado fueron y serán siempre, garantes de libertad. Libertad para que vivamos libres, y hasta para que cualquiera salga a decir mentecateces ofensivas a las instituciones fundacionales de la República, con la suerte que no le pase nada.

Ahora que no tuvo suerte con su iniciativa parlamentaria y deberá salir a comprar pistolas para regalárselas a los noveles oficiales de las FF.AA. y Policiales, le recomiendo que en honor a la buena administración: busque precio, porque hay de todo...

Temas relacionados

Fuerzas Armadas

Publicidad

Publicidad