ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Diferentes valores


@|Hoy se vive una situación sanitaria extraordinaria, incorporada a graves dilemas económicos, sociales y otros.

Cuesta entender el porqué de personas, de grupos que en lugar de avecinarse, ayudar y trabajar a fin de mitigar el deterioro sin un fin definido y claro, se empeñan en atacar lo que hace o propone el gobierno y su gente.

Se pierde el norte, sólo con el fin de embarrar. Utilizan objetivos que, en realidad, son deshonestos frente a la magnitud de los trances prioritarios imperantes, sin un fin auténtico. Utilizando la negativa para atravesarse en el camino. Atención, muchas veces expresan cuestionamientos, hechos e iniciativas que ya el gobierno está atacando.

No hay valores; no se atiende ni da trascendencia a los grandes problemas, sólo se intenta entorpecer y frenar esfuerzos. Sobran evidencias en el ambiente y, con una herencia nunca vista. Por lo tanto, la nación toda necesita de cambios; no el camino al barranco vivido, que no se ha juzgado con atención.

Son diferentes procesos: uno, cuyos valores pretenden nuevos rumbos y otros, la continuidad maternalista. ¿Por qué?

En un país agropecuario la vaca es fundamental, si ella no come, no tendrá leche y ¿de qué vivirá el ternero?, ¿del subsidio? Mientras, la primera visión es la que mantiene la vaca y el ternero.

Creo que el mensaje es claro y debemos entender que hay diferentes opciones.

Una, favorece la nación, a su población con su tarea. Cuyos aportes son fundamentales para todos; ya que esta tierra para mantenerse necesita de esas personas. Si no hay trabajo, no hay plata y punto, ¿o a dónde iremos?
Allí está la diferencia de quienes sueñan con la ficción donde no existe el que realmente trabaja. La situación actual necesita de todos, demos vuelta la página negra y miremos el presente a fin de labrar el futuro.

Ahora, quien no trabaja o no quiere hacerlo para continuar lo que nos ha llevado al cataclismo, está enfrentado a la población trabajadora. La que, en algún momento va a mostrar que no será arrastrada por ideas foráneas y populismos que han sido o son el cáncer de diversos países, o lo que queda de ellos. No es una amenaza, sino la realidad de las ideas, del trabajo y del progreso - anhelo de todo uruguayo trabajador y consciente-.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas