ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Dichos y hechos


@|El Dr. Villar, al que deseamos una pronta y feliz recuperación, nos da pie para estas reflexiones.

Como es sabido, ejerció por años la Dirección del Hospital Maciel y también su especialidad quirúrgica en ese lugar y en Tacuarembó.

Con sorpresa al enterarnos de su quebranto de salud, nos informaron que estaba internado en el Sanatorio Americano, como se sabe un instituto privado y de jerarquía en todo sentido.

Nos quedó la duda de porqué un director de un hospital público se interna y trata en uno privado. ¿Acaso no se efectúan esos tratamientos en los hospitales públicos?

Al hacernos estas preguntas, nos volvió a la memoria un informe publicado hace un par de años y ampliado luego, donde quedaba muy claro que autoridades y legisladores de la Administración, integrantes del FA, en un 80% aproximado enviaban a sus hijos a estudiar en institutos privados incluyendo universidades.

Ante estas evidencias, uno se pregunta: ¿de qué privatización hablan los integrantes del FA?; y no encuentra otra respuesta que la que se evidencia en los hechos.

Entonces cabe dirigirse a los dirigentes sindicales y preguntarles qué opinan al respecto; ¿o será que muchos de ellos los imitan?

Otra vez más se demuestra que el problema no es entre lo público y lo privado, sino entre lo bueno y lo, por lo menos, no tan bueno, por no decir regular o malo.

Es que esos perversos informes relativos a la calidad y eficiencia dicen más cosas de las que, al decir de Candeau en el Obelisco: "Oigan los sordos (no, no dijo zurdos) que no quieren oír". Al fin de cuentas siempre lo público lo pagamos todos. Los que lo usamos y los que no lo usamos. Y justamente ya no queremos pagar más por cosas que, o no sirven, o ni siquiera las usan los que dicen defenderlas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas