ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Deudores en UR

Sr. Presidente


@| Sr. Presidente de la República Oriental del Uruguay:

No vengo hoy a contarle cosas que Ud. ya sabe. No vengo hoy a hablar de la injusta diferencia entre la UR y la UI y como nos afecta.

No vengo hoy a hablar de los 4 Proyectos de leyes que están en el Parlamento sobre nuestra situación, ni de los que desde el 2001 redacto el FA, siendo oposición.  

No vengo hoy a contarle que el Ministro de su gabinete, Sr. Astori nos cerró la puerta sin permitirnos ayudar a buscar una solución que sirviera a todos, aún a las Instituciones que nos agobian. 

No vengo hoy a hablarle de la agobiante situación que viven miles de familias, ni de la injusticia de que somos víctimas y que muchos no podrán terminar de pagar mientras vivan. 

No vengo hoy a decirle que nos encontramos en esta situación por decisiones “unilaterales” que los diferentes gobiernos, ”todos”, tomaron desde que el país recuperó la democracia, decisiones en las que no participamos, de las que fuimos víctimas y que nos colocaron donde hoy estamos. 

No vengo hoy a contarle nuestra lucha, pacífica digna, dolorosa, que nos ha llevado a gastar suela recorriendo año tras año los pasillos del legislativo, donde todos, sin distinción de colores, nos palmean y se solidarizan con nuestra situación sacudiendo la cabeza y diciendo que “todos” saben lo injusto de la misma. 

No vengo hoy a recordarle frases del informe del INDDHH que Ud. estará cansado de que se le repitan. 

No, no vengo hoy a nada de eso, Ud. ya lo sabe. 

Vengo a decirle que cada cinco años el soberano elige sus representantes y confiamos en que ellos nos ayuden a resolver nuestros problemas, ponemos nuestras vidas en vuestras manos.

Vengo a decirle que estos miles de deudores de UR somos parte de ese soberano que no merecemos, este vía crucis político que hemos hecho durante más de 7 años buscando, con dignidad, sin prisa pero sin pausa soluciones que nunca llegaron de ningún partido, a pesar de que todos nos dan la razón. 

Vengo a decirle que hoy estamos veteranos y que los años nos acucian y hacen que ya los tiempos no sean los mismos y que la solución ya no puede prorrogarse.

Vengo a reclamarle que nos escuche, no solo que nos oiga, hay una gran diferencia entre una y otra cosa.

Vengo a decirle que todavía nos queda una esperanza de que nuestra confianza en quienes nos gobiernan no se caiga como castillo de naipes, sin comprender cómo si todos de todos los colores, incluyéndole a Ud., al Pepe y al propio Danilo, públicamente nos dan la “razón”, no nos den una “solución” (no les transcribiré vuestras palabras hechas públicas , ya las conocen).

Vengo a reclamar que no se nos siga ignorando o peor humillando con ofrecimientos paupérrimos que nada solucionan, y solo sirven para una bochornosa justificación pública de que se está tratando el tema. 

Vengo a ofrecerle la oportunidad de que sea la persona, El Presidente, que ponga paz, justicia y humanidad en los hogares de los rehenes de la UR.
Gracias Sr. Presidente nuestro sabio prócer dijo, “Mi voluntad emana de vosotros y ella cesa ante su presencia soberana”. Seguimos creyendo que nuestra voluntad está en sus manos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas