ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

El desaguisado del Hotel San Rafael


@|Es difícil que algo que comienza mal, termine bien.

Lamentablemente, lo que imaginamos en sus albores ha terminado siendo tal cual se visualizó. Veamos si no.

- El 29/6/18 mencioné en este mismo espacio: “No hay dudas que lo mejor que le podría pasar a Punta del Este es recuperar y poner en valor esa joya que supo ser el Hotel San Rafael … Sería un error imperdonable que sustentos errados puedan llegar a convertir el deseado sueño de recuperación del San Rafael en una pesadilla que le legue a Punta del Este la vergüenza de un proyecto inconcluso en una ubicación que hará imposible disimular la historia de un gran fracaso”.

- El 13/1/19 volví sobre el tema, mencionando: “… Todo lo dicho por sus principales actores, … pareciera un claro ejemplo de aquello de “la Biblia y el calefón … en tanto los vecinos de la ciudad deambulan asombrados por las idas y vueltas del proceso… algunos temen que lo peor no haya todavía terminado de develarse”.

Lamentablemente, lo que presumimos hace ya tiempo, es hoy una triste realidad.

Seguramente el afán de concretar un viejo anhelo haya dado lugar tantos descuidos. Como llamar sino a:

- Considerar que el grupo comprador tenía una larga trayectoria hotelera con propiedades en Europa, cuando eso no era cierto. El grupo, de un gran prestigio internacional en el rubro gastronómico, solo acreditaba haber administrado una temporada (2002/03) el ex Mantra y, más recientemente, el emprendimiento iniciado por los bisnietos Cipriani, los hoteles Mr. C.

- Considerar que el grupo comprador invertiría US$ 450 millones sin que los mismos procedieran del imprescindible aporte de terceros, ya sea por la venta de las unidades de hotel o apartamentos y un acuerdo con algún gerenciador de casinos.

- Considerar aceptable que se pase livianamente de “el hotel no se demolerá” a, “no queda otra que demolerlo”.

Y por si esto fuera poco, anunciar con toda pompa, cuando se lanzó el proyecto en diciembre de 2018, que el hotel estaría disponible para la temporada 2020/21.

Se comenzó excusándose que faltaron autorizaciones para la construcción de subsuelos, que se demoró la firma cesión de los derechos del casino para más tarde agregar que se otorgó una licencia de casino on-line que perjudicaba el negocio. Y a partir de marzo de 2020, la pandemia.

Lo que no se mencionó, es que la estrategia de venta de unidades de hotel y apartamentos fracasó desde el inicio y con eso se hizo imposible cumplir con los compromisos asumidos. Sencillamente, no estuvieron disponibles los fondos para hacerlo.

Antes de finalizar, el reconocimiento al Arq. William Rey, quien ha llevado adelante una causa justa con resultado injusto. Qué distinto sería todo si se hubiera impedido la demolición del hotel inaugurado en 1948.

Sobran los ejemplos de recuperación de emblemas hoteleros, muy cerca el Alvear Palace Hotel (de 1932) y el Plaza Hotel Mendoza (de 1922).

Qué bueno hubiera sido que el San Rafael se hubiera sumado a aquellos y tantos otros que hoy siguen tan vigentes como lo fueran en su pasado. Pero este desaguisado ha puesto a todos frente a un problema de muy difícil solución.

¡Una gran pena!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas