ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Derogación de leyes


@| Los horrores legislativos no dejan de sorprender a propios y a extraños al mundo del derecho. Me explico, estos días un collar más de la perla es lo que ha sucedido con el Art. 79 de la Ley 19.574, el cual utilizó la palabra “derógase” (según la RAE derogar. Del lat. derogāre. 1. tr. Dejar sin efecto una norma vigente), y allí se desató una catarata de comentarios jurídicos y no jurídicos (donde la culpa siempre la llevamos los abogados), cuando en este caso la culpa de la burrada cometida (sin querer ofender a tan noble animal) es de los legisladores, sobre todo los del gobierno (pero no son los únicos esta vez), que fueron quienes presentaron el proyecto de ley. 

Ahora no solo quieren decir que no fue esto lo que quisieron decir y con ello no hacen más que pretender desconocer aun más las normas de derecho. Es por ello que los remito a solo tres Arts. del Título preliminar del Código Civil los cuales dicen “…Artículo 9 … Las leyes no pueden ser derogadas, sino por otras leyes; y no valdrá alegar, contra su observancia, el desuso ni la costumbre o práctica en contrario…. Artículo 10: La derogación de las leyes puede ser expresa o tácita. Es expresa cuando la nueva ley dice expresamente que deroga la antigua… Artículo 17: Cuando el sentido de la ley es claro, no se desatenderá su tenor literal, a pretexto de consultar su espíritu…”. 

Creo que hasta un niño lo entendería. Todo lo que se dice por los legisladores a partir de la aprobación de la Ley es para culpar a otros de horrores propios. Están más apurados en aprobar al boleo leyes sin consultar a los técnicos en la materia, o a pesar de escucharlos igual hacen lo que quieren. 

Yo no tengo la bola de cristal ni soy el dueño de la verdad, pero al menos sí aprendí a leer y consultar a quien sabe cuando no conozco en profundidad de un tema. Pero parece que hay legisladores que no lo quieren hacer por orgullo o negligencia. Claro, es más fácil echarle siempre la culpa a los abogados primero y no asumir las ineptitudes propias de quienes están allí para evitar que situaciones como estas se presenten.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas