ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Nos demandan

Proyecto minero Aratirí


@|Ha sido con una mezcla de indignación y preocupación que he recibido la noticia de la demanda de la empresa Zamin Ferrous por US$ 3.356 millones de dólares contra nuestro país. Se trata de una enorme y pesada mochila que recaerá sobre el próximo gobierno y sobre las nuevas generaciones del Uruguay, que es una perla más en el collar de errores (horrores) cometidos por la ineptocracia que presidió el Sr. Mujica. 

A lo acontecido con Pluna, Ancap, Alur, Gas Sayago, ASSE, la estafa del Fonasa y el puerto de aguas profundas se agrega ahora las desprolijidades incurridas en lo referente al emprendimiento Aratirí. 

En la Revista Naval, de abril de 2013, publiqué un artículo sobre el puerto de aguas profundas, en el que sintéticamente sostuve que la ley 19.046 de 4.1.2013, que pretendía regular ese proyecto, era disparatada, y que, la iniciativa era inviable por no existir cargas que justificaran la inversión. 

Agregué, asimismo, que no tenía sentido incluir el proyecto Aratirí dentro de esa terminal portuaria porque el mismo “no implica un puerto de aguas profundas, sino simplemente un muelle de atraque que reciba el mineral de hierro a través de torres con cintas corredizas que transporten ese material” y concluí afirmando que, para Aratirí, “no se requiere un puerto de aguas profundas”. 

Por supuesto, mis asertos cayeron en el vacío. Se gastaron, “al pepe”, unos cuantos millones de dólares que se fueron por el drenaje y al final privó el sentido común y el proyecto se archivó. Pero dejó sus secuelas...
Ahora llegó el momento de la defensa frente a la demanda incoada.

Recurriremos nuevamente a Paul Reichler, un jurista de un nivel excepcional al que tuve el honor de seleccionar, con otros colegas, para integrar el equipo legal del Uruguay en el tema Botnia, pero a este eximio abogado hay que suministrarle todos los elementos necesarios para formular el planteo uruguayo ante el tribunal arbitral constituido. Y por supuesto, en el grupo de apoyo, deben estar los jerarcas y técnicos de los organismos competentes al que, deberán ser integrados, el Ingeniero Fernando Puntigliano, que fue Gerente General de Aratirí y que actualmente se desempeña como Director de Desarrollo Ambiental de la Intendencia de Montevideo y el Sr. Cyro Croce que fue gerente de medio ambiente de Aratirí y se desempeñó en un cargo similar, también en la Intendencia montevideana, hasta mayo de 2017. 

Creo, asimismo, que se debe evaluar la posibilidad de reconvenir o contrademandar a Zamin Ferrous. Esa empresa incurrió en reiteradas violaciones a las normas vigentes en nuestro país y generó perjuicios que debería indemnizar. Sugiero analizar esta alternativa en la estrategia a seguir en esta materia. 

Reitero mi profunda preocupación por esta ominosa demanda, no porque lo que acontezca al respecto me pueda afectar personalmente, ya que por mi edad, soy consciente de que Caronte, me tiene ya reservado un lugar en su barca para atravesar el Estigia, pero sí por las nuevas generaciones de uruguayos que deberán pagar, en caso de que el fallo sea desfavorable, por los errores cometidos por un gobierno inepto que dilapidó lo cosechado en un tiempo excepcional de bonanza de nuestro querido país y comprometió su futuro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas