ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Delincuencia, posibles causas


@| La empleada de la farmacia intercepta a un niño que sale con su madre del comercio y le reclama un frasco de perfume que el niño había tomado de la góndola. El pequeño, de unos 5 años, retira el frasco en cuestión de su mochila y lo devuelve a la empleada. La madre del jovencito observa la escena, pero no hace ni un comentario y se retiran con total naturalidad. A este episodio que me relató mi hija hace algún tiempo lo recordé cuando apareció en las redes sociales un joven, requerido por la justicia por diversos delitos, protestando de ser sindicado como sospechoso de narcotraficante y otras yerbas. Según el mismo, “lo único” que él ha hecho estos últimos años es robar. O sea que él solamente es ladrón. 

Cuando observamos la ola de robos y rapiñas que se repiten en todo el país y de la cual casi todos hemos sido víctimas nos preguntamos que está pasando para que estas cosas sucedan en los más diversos ámbitos y que ya forman parte de nuestra cotidianidad. Pero nuestra preocupación aumenta cuando vemos que los que atentan contra nuestra otrora tranquila vida no se inmutan por ser considerados delincuentes. 

Acaso las teorías de que la propiedad privada es un crimen esgrimida por algunos intelectuales y pregonada en forma machacona durante muchos años prendió fuerte en un sector de la sociedad y por consiguiente esto viene a legitimar los delitos contra la misma.

Creemos que ha llegado el momento de revertir esta situación, por un lado inculcando valores de convivencia y respeto hacia el próximo y por otro haciendo en forma efectiva que el delito deje de ser un negocio rentable y de bajo riesgo. Los gobernantes tienen la palabra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas