ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Declaraciones del Canciller Nin Novoa


@|Las declaraciones públicas que habitualmente formula el Canciller Nin Novoa dejan siempre un ancho margen para la perplejidad. Acostumbrados a sus inefables galimatías cuando trata de justificar la dictadura de Nicolás Maduro, más aún, empeñado en defenderla, como lo hizo recientemente en su penosa comparecencia en las Naciones Unidas. Ahora, en el mismo día, formula declaraciones totalmente contradictorias que denotan cuán improvisado es su mundo jurídico, allí donde todo debiera ser pulcritud, recato y discreción.

Veamos: refiriéndose a las quejas presentadas por el gobierno paraguayo sobre la situación de tres ciudadanos de su nacionalidad, el Ministro se despachó rotundamente con un “es asunto únicamente judicial” y agregó que en nuestro país los tres poderes son independientes. Hasta aquí, nada para objetar, porque se trataría de un tema estrictamente judicial.

Pero el mismo día que formulaba tal declaración, separadamente y refiriéndose al “caso María y su hija” ingresando “de facto” en el Consulado Uruguayo en Barcelona, donde ya llevan siete días resistiendo una orden judicial, decía el Canciller: “Nosotros no la vamos a echar”. ¿Pero cómo? Aquí se respeta la separación de poderes, pero cuando esa misma separación opera en otro país, el canciller ordena resistir el cumplimiento de una orden judicial, tomando partido por las vías de un “atrincheramiento consular”, que no otra cosa supone el “nosotros no la vamos a echar”.

Por otra parte, bien haría el canciller en explicar a qué título está la Sra. María ingresada en un consulado uruguayo, ya que todo hace suponer que no es objeto de ningún tipo de persecución. Porque si no lo hubiera, estaríamos abriendo las puertas para que otros compatriotas tomen el mismo camino para incumplir una sentencia judicial en territorio extranjero. Y también, ¿qué interés tiene el Estado uruguayo en el caso concreto para ordenar resistir un fallo judicial, el cual no le concierne en absoluto?

El fariseísmo político pareciera ser una constante del gobierno uruguayo en las relaciones exteriores del país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas