ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Declaraciones y audios

Aclaración


@|Significado jurídico: “Así es el medio de comunicación social responsable de la información inexacta, y no otro, el que es el sujeto pasivo del derecho de respuesta, aclaración o rectificación. El propósito es facilitar a la persona afectada el acceso a la misma audiencia que estuvo expuesta a la información agraviante o inexacta”. 

Esto viene a colación por la “mediática investigación” por los audios que le grabaron al expresidente de la AUF, Esc. Wilmar Valdez. 

La Fiscal instructora Dra. Silvia Pérez argumentó: “Lo otro (el eventual delito de corrupción de algún jerarca de gobierno en la licitación de la AUF) sería una investigación de más largo aliento. Por ahora no tengo previsto citar a jerarcas” del gobierno, expresó Pérez”. 

Creemos que la Fiscal al no citar a los presuntos jerarcas implicados en los audios les está negando el derecho de aclaración. 

Es obvio que por la prensa ya han efectuado sus “descargos”, pero bien es sabido que desde el punto de vista jurídico, lo único que vale es lo que se dice en sede judicial. Quizás la Dra. sospeche que meterse a investigar a jerarcas es un tanto complejo, como ya sucediera con el caso Ancap que llevó dos años y todo quedó en agua de borrajas. Además, si es la “policía científica” la que analiza el celular donde se habrían hecho las grabaciones, que es dependiente jerárquicamente del Ministerio del Interior, se podría conjeturar que si apareciera algún “ladrido” fuera de contexto, éste podría ser eliminado.  

El negocio del fútbol mueve grandes intereses económicos, por lo que puede haber grupos que buscan obtener beneficios ya sea de corto o de largo alcance. 

Si no fuera así, ¿cómo se explican los sueldos que se abonan a jugadores de elite o los montos de cláusulas de rescisión de sus contratos? ¿Cómo su órgano rector máximo, la FIFA, que fuera descabezada por la justicia norteamericana por corrupción – la única que se atrevió y pudo hacerlo – sea un poderosísimo grupo internacional que regula a su antojo el fútbol mundial? ¿Qué mueve a poderosos inversores petroleros o millonarios chinos a comprar clubes de fútbol? Las respuestas están fuera de nuestras posibilidades de discernimiento. 

Si bajamos al nivel de nuestro fútbol, evidentemente las cifras que se manejan son otras, pero no por ello dejan de llamar la atención de la mayoría de nuestra población. 

¿Cómo la pasividad del Ministerio del Interior permitía que los narcos y los violentos se adueñaran de las tribunas de las canchas de fútbol, desplazando a las familias de las mismas y direccionando a tener que pagarle a un canal de cable si quería ver fútbol?
¿Cómo hicieron que se instalaran cámaras que no eran capaces del “reconocimiento facial” para luego decretar la instalación de estas?
¿Cómo todavía se permite que empresarios sean tenedores de los derechos “federativos” o sea de transferencia de jugadores?
¿Cómo uno de los clubes denominados grandes tiene pasivos por treinta millones de dólares y otro no pudo pagar deudas con sus jugadores y no le permitieron participar en el campeonato y ahora hay una denuncia por extorsión contra la empresa que transmite en exclusividad los partidos?
Nuestro olfato nos hace pensar que pudiera existir algún tufillo a corruptela. 

Como dice el dicho: si parece un pato, nada como un pato y grazna como un pato, entonces probablemente sea un pato…

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas