ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

La decepción del votante


@|Si hay algo que caracterizó las elecciones nacionales del pasado año, fue el entusiasmo de un sector del electorado que estaba ilusionado con un posible cambio en la jefatura de mando.

El desgaste a todo nivel del gobierno anterior era, a ojos vista, el motivo por el cual los uruguayos buscábamos reorientarnos hacia un gobierno que demostrara honestidad y eficacia para conducir al país.

Afortunadamente, lo que hoy debe primar es que a pesar de todos los inconvenientes surgidos en forma inesperada, contamos con un Presidente que está demostrando inteligencia y preparación para dirigirnos en ese sentido, acompañado por un equipo de profesionales aptos y capaces de sacarnos adelante, a pesar de la pandemia y el desastre económico que heredamos del gobierno anterior.

Por eso no se entiende la actitud del Economista Ernesto Talvi, cuya preparación, capacidad y talento están fuera de cuestión por sus altas calificaciones, pero que a esta votante la llevó a la decepción ante los últimos acontecimientos. Reconozco con humildad que ya debería haber aprendido que la experiencia en cualquier aspecto de la vida no debe ser menospreciada.

El señor Talvi, luego de su magnífica labor con los repatriados, al renunciar, nos deja con la amarga sensación de que su falta de experiencia política debió ser medida por él a su debido tiempo, que el cargo de Canciller es un verdadero honor otorgado por el Presidente de la República y que sus decisiones y acciones debían estar supeditadas a la consulta con quien es el superior al mando del Estado por decisión ciudadana.

Su renuncia, implica una gran decepción para la población en general y para sus seguidores en particular, que confiaban con su compromiso de aporte a la nación durante los próximos cinco años.

Ninguna persona debe faltar a sus responsabilidades en ningún orden de la vida. Es una pena que éste sea el caso y que las víctimas seamos inmerecidamente los ciudadanos que con orgullo acudimos a las urnas para cumplir con nuestra obligación cívica ciudadana, confiando en que se cumpla fielmente con todo lo que se nos ha prometido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas