ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Debemos ser más astutos


@|Las democracias latinoamericanas han sido amenazadas en varias oportunidades por diferentes hechos.

Por un lado tuvimos las dictaduras militares, luego los movimientos guerrilleros y por último la aparición del progresismo.

Las dictaduras militares son inviables en la actualidad, en virtud del cambio en el contexto internacional.

Por otro lado, tuvimos los movimientos guerrilleros surgidos como consecuencia de la revolución cubana, que eran alentados y financiados por ésta, con el fin de expandir el virus del comunismo en toda América.

Por último, tenemos la aparición del progresismo, que no es otra cosa que la izquierda con nombre de fantasía. Tengamos en cuenta que en noviembre de 1989 se produjo la caída del Muro de Berlín, lo cual generó un revés importante para la izquierda en todo el mundo.

La República Federal de Alemania heredó un caos económico enorme de la ruinosa República Democrática Alemana. Este hecho robustece la frase de Margaret Thatcher: “El socialismo se acaba, cuando se termina el dinero de los demás”. Ojalá pronto lo veamos en Cuba y Venezuela.

Por ese motivo en el año 1990, Lula y Fidel Castro crearon el Foro de San Pablo y sus integrantes se denominaron progresistas. Está formado por grupos de izquierda que quieren conseguir el poder en distintos países de Latinoamérica y que no lo habían podido lograr en la década del 60 con los movimientos guerrilleros.

La elección de Hugo Chávez en 1998, les dio más fuerza a esta agrupación y en los años posteriores llegaron al poder en distintos países. Allí se produjeron hechos de corrupción, asesinatos de opositores, persecución a periodistas, expropiación de empresas, elecciones fraudulentas. No sólo lo integran políticos de izquierda, sino que también están apoyados por grupos guerrilleros que operan en la región. Se sabe que cuando Evo Morales abandonó el gobierno en 2019, la salida de cocaína de Bolivia disminuyó en gran forma. En Venezuela tenemos el Cartel de los Soles integrado por figuras de la dictadura y altos mandos del ejército que permiten a las FARC, previo pago de un peaje, mover droga a través de su país y que ésta sea enviada a Estados Unidos y Europa.

Los disturbios sucedidos en Chile, Ecuador y en Colombia, en principio pacíficos, se volvieron violentos causando enormes pérdidas y vidas humanos. Se sabe que en Ecuador fueron detenidos ciudadanos venezolanos con planos de los movimientos del ex presidente Lenin Moreno. En Chile se detuvo a ciudadanos venezolanos participando en los saqueos y se sabe que bolivianos ingresaron en forma clandestina a dicho país. Esto no es casual. Información de inteligencia da cuenta que hay grupos organizados para desestabilizar gobiernos democráticos, que están siendo instruidos por el Foro de San Pablo y financiados por países progresistas. Para ellos basta que se provoque un reclamo social, para convertir eso en un caos.

Es importante que los gobiernos no progresistas en esta región, intercambien información entre los servicios de inteligencia para prevenir estos disturbios provocados y tomen las medidas necesarias.

Se terminó la época en que los gobiernos tomaban malas decisiones y no pasaba nada, ahora hay que gobernar en serio en favor de la gente, si no queremos tener un polvorín en cada país. No existe la pobreza cero, pero ésta debe ser disminuida a su mínima expresión y así evitar que los gobiernos progresistas, mediante falsas promesas, los convenzan para obtener su voto.

La izquierda está al acecho esperando que la democracia cometa un error. Esa es su nueva táctica y es por eso que debemos ser más astutos y así evitar que obtengan el poder. Si nos confiamos, perdemos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas