ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Debate presidencial


En el debate entre dos de los candidatos presidenciales transmitido por un tumulto de medios encadenados, convergieron dos decisiones humillantes.
Por un lado, la de los candidatos involucrados al aceptarlo, y por el otro, la de los medios al promoverlo. Fue un irrespeto a la ciudadanía, y por ende, a la democracia no lograr (o no saber) presentar ante la opinión pública las opiniones de todos lo candidatos ante preguntas que enfoquen los grandes tópicos de interés general. Hay países, es el caso de Francia, que consiguen antes de la primera vuelta permitir a sus ciudadanos conocer a todos los candidatos. En su última elección presidencial, en vez de dos solemnes tarimas, Francia mostró un arco con una tarima por candidato. Así, aun siendo siete u ocho candidatos se logra presentarlos ante la población en un tiempo que no excede las dos horas si se posee suficiente profesionalidad periodística y se prescinde de las tandas publicitarias. De haberse hecho algo así, un gran sector de la ciudadanía tendría la posibilidad de estar representado, con independencia de la ordenación decidida sobre la base de encuestas erráticas. Este debate creó una mayoría de candidatos amordazados, que implica amplios sectores de la ciudadanía de hecho también amordazados.

Para peor, esta agresión a la democracia (admito que quizá no pensada como tal por sus ejecutores) es transmitida por una tiránica cadena cuyo escape es apagar el receptor o moverse a algún otro medio. El debate debería reservarse para quienes pasen a una eventual segunda vuelta, y sin necesidad de absurdas leyes que lo impongan.

Finalizo especulando que no sería imposible que los candidatos que debatieron, no sólo no hayan aumentado su caudal electoral, sino que en caso de pasar a una segunda vuelta puedan incluso ya haber perdido los votos de miles de ciudadanos doloridos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas