ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

La cultura de la izquierda


@|Los recientes hechos vinculados con la suspensión del actor Franklin Rodríguez, por haber hecho comentarios en contra del expresidente Mujica, demuestran a las claras la total falta de garantías y democracia que venimos padeciendo desde hace muchos años. 

En este caso el SUA, autor de dicha suspensión, es quien demuestra que la izquierda es dueña absoluta de la cultura y que por tanto hay que ser de izquierda para tener un lugar en toda actividad artística, sea cual sea la disciplina que se desarrolle. 

Se puede decir que desde que se volvió a la democracia siempre hubo una suerte de predominancia izquierdista en lo que se refiere al ámbito cultural. 

Esto se ha visto aumentado y reforzado desde la asunción del primer gobierno frentista, ya que siempre tienen preponderancia aquellos que comulgan con esta ideología partidaria. 

En espectáculos públicos, en la música, en las letras, en el teatro, siempre salen a relucir aquellos que se identifican con la “era progresista”, que según dicen es la era que brindó más apoyos a la actividad artística.
De esta afirmación se deduce que otros gobiernos, y en otras épocas, nunca existió interés por lo cultural y dar difusión a todo tipo de actividad relacionada con este campo. 

Gran falacia es esta afirmación, ya que existe amplia documentación histórica que da por tierra con tan mezquina mentira. 

Pero lamentablemente hay muchos personajes del mundillo artístico que por obtener algún beneficio laboral y económico, en muchos casos abundante, no tienen ningún problema en avalar patrañas engañosas, que restan seriedad a tan prestigiosa labor. 

Me permito recordar a muchos que desde hace varios años el Partido Nacional entrega el “Premio Manuel Oribe” a connotados artistas, en distintas disciplinas, sin tener en cuenta la línea política de los premiados.
Por otra parte, muchas intendencias nacionalistas, cuando organizan espectáculos tampoco seleccionan a quién van a convocar para engalanar dichas actividades, por el contrario, convocan a artistas que gozan del reconocimiento popular y no político. 

Sin duda este antecedente, de castigar a alguien por dar su opinión, en relación a alguien que sin duda fue un pésimo gobernante, es un mal ejemplo que no se debe seguir, y mucho menos alentarlo como lo hizo en forma antidemocrática el SUA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas