ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Cuidar la Nación


@| Es lo que se reclama con las elecciones. En este momento, lo demanda la mayoría del pueblo trabajador persiguiendo un cambio en la dirección y un compromiso con la patria.

No es solo que asuman otros ciudadanos al poder, sino lo que el pueblo pretende, el palpitar nacional, que quienes accedan al poder hayan comprendido, finalmente, que lo que se pide a gritos es contar con “gente” en el gobierno. Que se entienda de una vez, que se les otorga ese empleo para provecho del pueblo y no para aprovecharse del mismo.

La nueva dirigencia debe asumir que ofrecen cambios, con esfuerzo y compromiso, coronado por el cumplimiento de lo expresado y concordado.
Es muy viejo el cuento de las propuestas que duran hasta acceder al trono. Pero, han ocurrido hechos de tal grado de desvarío que solo se acepta un cambio, pero, ¿cuál es el gran problema? La gente desconfía mucho del cumplimiento de los planes.

La razón está referida en lo vivido y sufrido por años. Por otro lado, quienes ven que el poder se les va de las manos van adoptando medidas cada vez más radicales y tratando de crear miedo en la masa electoral. Exceso que surge al rememorar el pasado pintado con rasgos terribles y muchas falsedades, sin comprender que no es el pasado desdibujado lo que se discute, sino el futuro que está negro.

Tanto tiempo ha pasado en la situación de abandono que dificulta entender que solo existe algo, que se llama trabajo eficiente, proceso que va a beneficiar y no el asistencialismo de un estado que está sin recursos, sin futuro, que lleva a que haya quienes tienen miedo de perder sus -conquistas-, donde poco cuenta el trabajo, triste pero cierto…

Es fundamental comprender que se brega con las manos y con la mente necesariamente, de manera eficiente, única forma de salir adelante. Asumiendo todos, el compromiso quienes serán gobierno y los gobernados, si es que se quiere al Uruguay.

Los bienes de la Nación son de todos sus pobladores y hay que preservarlos, no aprovecharse de ellos. Además, quienes conforman la masa de empleados públicos tienen que entender que trabajo y eficiencia también les incumbe, ya que el pueblo es quien paga. Lo mismo para las empresas monopólicas y deficitarias que necesariamente deberían atenerse a los mismos principios y cambios imperiosos. Mientras que el resto de los laburantes, quienes mantienen el Estado, deben comprender que, sin trabajo y estudio eficientes, no salimos del pozo. El tiempo corre, la deuda global es gigante, de no transitar por mejores caminos, el carro va a quedar en la cuneta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas