ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Cuba


@|En enero de 1959, con el año nuevo, surgió la revolución que terminó con Batista e inició una esperanzadora etapa de cambios que modificó el sistema de vida en la isla.

La promesa de Fidel y su grupo de viajeros del Granma pasó de la afirmación democrática a la manifestación de una naciente dictadura.
No quedó en eso. Pronto se transformó en apéndice soviético, lo que quedó demostrado por la famosa "crisis de las armas nucleares" que se finiquitó entre USA y la URSS, sin siquiera una palabra del verborrágico Fidel.

La "exportación de la revolución", la "OLAS" y tantas otras aventuras, concluyeron en clarificar que la llamada revolución implicaba más que su propia realidad insular para ser una plataforma soviética en el Sur y África.
Esto fue la causa original del bloqueo norteamericano a la isla y su expulsión de la OEA, entre otras cosas.

La caída del imperio soviético, o mejor dicho su implosión, dejó claro que la "zafra de los 10 millones" y otras aventuras similares, no eran más que la prueba manifiesta que la economía de la revolución estaba más que colapsada. No por causa ajena, sino porque la isla había quedado huérfana de la subvención soviética, que con su petróleo era lo que le permitía subsistir.

Los intentos de abrir su panorama al mundo por medio de Juan Pablo II y luego Francisco, no tuvieron más que saludos convencionales, pero jamás una aceptación real del fracaso de un encierro en una ideología condenada por otra realidad mucho mayor.

El mundo seguía otro camino que los dictadores no estaban dispuestos a transitar, porque demostraban su absoluto fracaso.

El imperialismo denominado como baldón a USA puede, y de hecho lo hizo, haber cometido errores de gran tamaño para intentar sacar del poder a su oponente. Pero la aparición de Chávez y su petróleo y el puente siempre abierto de México, le permitieron superar el fracaso y buscar nuevos recursos. Pero el mal de la ideología iba a llevar al despeñadero a Venezuela y dejar solo el puente azteca que no alcanza para tapar la inviabilidad de una isla que depende del "turismo capitalista", para intentar mantener una burocracia y fuerzas armadas descomunales para su tamaño.

China intentó convencer de esos asuntos. Vietnam a su tiempo también y hasta trató de mostrar su camino como vía de salida a la crisis agudizada. Pero todo fue en vano. Los Castro y las fuerzas armadas no estaban prontos para reducir su vida y cambiar la pisada.

Hoy, el punto es qué pasará con un pueblo sometido y cansado de tantos manoseos; que lleva a sus hijos calificados, esclavos de esa dictadura, a salir el mundo para conseguir los dólares que no pueden entrar, debido a una producción que no es eficiente, ni comercia en los términos que todo el mundo utiliza. Internet llegó hace 3 años y se apaga cuando al dictador se le ocurre!!!

No hay libertad alguna. Ni atisbo de que el PCC y las FFAA que lo controlan hayan siquiera intentado una salida concertada. Más aún, desde el dictador se incita a los fieles a destrozar a los adversarios.

Dramático inició de un fin que será en más o menos tiempo, con más o menos sangre, pero será. En la URSS demoró 6 años y se saldó con menos estridencia. Sólo el sonido venturoso de un muro que sus víctimas tiraron al suelo.

Dios quiera que no sea tan doloroso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas