ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

La crisis en Venezuela


@| ¿Será solo un problema de Venezuela? Escucho atenta como se habla de mi país en estos días. Se destacan dos constantes: la primera es que, finalmente se ha despejado toda duda de que estamos ante una dictadura y una crisis política, económica pero sobretodo humanitaria, de dimensiones alarmantes. La segunda es que se refiere a nuestra crisis en tercera persona, es decir, el problema es de Venezuela.

Pero, ¿es realmente un problema solo de Venezuela? Si bien se trata de una situación originada allí, parece que las implicaciones empiezan a extenderse a los vecinos. Como es sabido, la ola migratoria de la que formo parte es cada vez más grande. La primera y segunda oleada de inmigrantes puede denominarse empíricamente como, una oleada de inmigrantes planificados, es decir, ciudadanos que ahorramos esmeradamente en medio de la crisis para poder salir del país con un mínimo de capital para establecernos, pero esto cada vez es menos así.

En la medida que la crisis se profundiza, los ciudadanos salen con muy poco o nada, esencialmente por tierra, caminando a los países vecinos o en improvisadas embarcaciones hacia las islas cercanas (con las que no hay ya tráfico aéreo por propia decisión del gobierno venezolano). Sin plan de vida, más allá de la suerte, en una especie de estampida donde lo único se pretende es no morir de hambre o de mengua por falta de medicinas, que se traducen en asentamientos en plazas o en parques de Cúcuta y Boa Vista principalmente. Es una estampida en un país de más de 30 millones.
A estas alturas el departamento de Norte de Santander en Colombia y el de Roraima en Brasil son los receptores de una migración humanitaria, nunca antes conocida en nuestras latitudes, al punto que han hecho necesarias medidas por parte del gobierno colombiano, que incluyen mayores controles para el ingreso y permanencia de venezolanos en su país, sin descartar que Brasil haga lo propio en días próximos.

Lo de Venezuela es un problema regional, que requiere la mirada y la acción urgente de todos los gobiernos de Latinoamérica, en compromiso con la democracia y con el derecho internacional de los derechos humanos. La soberanía (entendida a conveniencia en términos arcaicos) no puede ser la excusa para dejar morir a un pueblo, porque más allá de los debates políticos, la crisis es real y está pasando las fronteras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas