ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Credibilidad del FA


@|Es asombrosa la celeridad con la que el FA ha perdido credibilidad frente a la población.

Los propios dirigentes de primera línea aún no se han dado cuenta de tal descrédito, y día tras día continúan haciendo afirmaciones que uno duda si las dicen en serio o nos están tomando el pelo.

Una cosa era la izquierda que aún no gobernaba, y que representaba el advenimiento de la esperanza, de la pureza, la honradez, la inteligencia y la abnegación. A esa izquierda se le creía todo. Que podía meter la pata pero no la mano en la lata; que iba a remover las raíces de los árboles; que traía la verdad y la justicia para todos los orientales; y que definitivamente los uruguayos íbamos a tener de una vez y para siempre un ¡Estado Solidario!
Creímos todo esto y mucho más.

Ser de izquierda era ser puro, no serlo significaba ser egoísta y hacer que los pobres comieran pasto.

La izquierda se adueñó de ese relato y fue tan fuerte y tan potente su difusión que llegó a persuadir a la mitad del electorado y penetró en todos los estratos sociales y culturales.

El FA era el Melquíades que traía los adelantos de la civilización a Macondo.
Pero desde hace unos años la cosa cambió y parece que nadie en el gobierno lo advirtió.

La semana pasada, Mujica y Vázquez respaldaron a Calloia y a Lorenzo, porque, dijeron, actuaron de buena fe. Pero ocultan que todos los uruguayos ahora tenemos que pagar con nuestros pesos un aval bancario que otorgaron “de buena fe” alegremente ¡haciendo abuso de sus funciones!

A su vez, Mujica respalda a Placeres porque también, según él, el diputado no se llevó un peso al bolsillo, y para colmo, lo justifica con los argumentos académicos a los que nos tiene acostumbrados: que su cama está despatarrada y su mujer vende huevos en la feria. Pero también ocultó decir que Placeres nos obligó a pagar a todos los uruguayos con nuestros pesos el seguro de paro de los empleados de Envidrio mientras trabajaban en negro, así su cooperativa ahorraba salarios, también abusando alegremente de sus funciones, pero siempre “de buena fe”.

Los uruguayos nos cansamos. Ya no queremos pagar más por tanta “buena fe”. Nos está saliendo carísimo.

El hecho de que Vázquez y Mujica respalden a jerarcas procesados que debieron actuar con respeto a las normas y con total transparencia y no lo hicieron, en otros tiempos hubiera parecido creíble pero hoy ya no lo es. 

El deterioro en el que han sumido a nuestro país - económica, cultural y socialmente- unido a los resonantes casos de corrupción de estos últimos años, ha hecho que la carroza se transforme en calabaza.

Hoy sólo unos pocos sacarían el auto para ir en caravana a Araminda, y sólo unos pocos fueron a las barras de Diputados para vitorear a Placeres.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas