ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

¿Coronavirus?


@|Así, entre signos de interrogación. ¿Y por qué? Porque he llegado a la conclusión de que nadie sabe nada, o a lo sumo, muy pocos. No soy médico, pero "pienso, luego existo", al decir de Descartes.

Son tantas y tantas y tantas las contradicciones que los medios de difusión, especialmente Internet y la TV nos dan a cada momento, que uno no sabe qué pensar. Que solo ataca a los ancianos, ah, pero mire Ud., en tal ciudad murió un paciente de 35 años. Que mire Ud. que una paciente de 103 ( sic) años se curó del coronavirus. Que mire Ud. que es algo como una gripe, que no, hombre, que es de una letalidad enorme. Hay de todo en la viña del Señor y me temo que en algunos casos sólo para causar sensacionalismo, obteniéndose pánico a cambio.

Pero vayamos a lo importante.

Corea del Sur, Taiwan y en cierto sentido Japón, que están todos ahí cerquita de China han logrado, más o menos, contener la infección.

Aaah, es que ellos son orientales (de Oriente) muy disciplinados. Pues mire Ud., que en Portugal, ahí pegadito con la desarbolada España, ha habido creo que 80 casos y ningún muerto, por lo menos al escribir esto. Y en Alemania, con alrededor de dos mil infectados tienen tres o cuatro muertos. Y en Canadá, pegadito por miles de km. a Estados Unidos la situación no es dramática ni mucho menos.

¿Quién me explica esas contradicciones? Ninguno de los "sabihondos" que aparecen por You tube o en TV.

Por cierto, ni los portugueses, ni los alemanes ni los canadienses son orientales ( de Oriente). ¿Y en Escandinavia cómo están las cosas? Bastante tranquilas, como casi siempre.

¿Por qué las cosas están ocurriendo así? Ningún genio, médico o no, me lo ha dicho. Pero eso sí, todo el mundo habla.

¿Y qué dicen los genios futurólogos? Que es posible que esto dure meses. Aaah, meses. ¿Se imagina alguien a los principales países de Occidente paralizados y con la gente metida adentro de sus casas? Hoteles cerrados, aeropuertos cerrados, oficinas a media máquina, etc. Sinceramente no creo que Occidente - o su gente, que es lo mismo- resista.

Pero a mí me enseñaron de chico que había que criticar constructivamente.
Por tanto, si todo lo que vengo diciendo no me gusta o me resulta difícil de creer, tengo que dar alternativas. Y las tengo, desde mi única posición de lego en la materia, pero ser pensante. Nos deben enseñar a convivir con el virus, como convivimos con el SIDA, para el cual no hay vacuna. Si para el SIDA se hizo necesario e imprescindible el preservativo, bueno que para este virus se haga imprescindible la mascarilla, los guantes, o lo que sea.

¡Basta de clamar que en el Norte de Italia no hay camas! Eso no sirve para nada. Porque aunque las hubiera, no se trata solo de camas, sino de toda la parafernalia adjunta.

No, ayúdennos a convivir con el virus, por favor.

Y además, rompan todo contacto con ese funesto país que es China, al lado de la cual la Unión Soviética de Gorbachov, cuando lo de Chernobyl, se asemejaba casi a una alegre casa de salud.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas