ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Control de armas en manos civiles


@|En la publicación de El País del día 27 de junio de 2018, nuevamente leo un artículo que habla sobre las armas en Uruguay. 

En el mismo se destaca que según un estudio internacional, en nuestro país habría supuestamente según estadísticas (no hay nada comprobado fehacientemente) unas 590.000 armas sin registrar en mano de civiles. Sí se sabe que hay unas 600.000 armas registradas. 

Por la nueva regulación para tener armas, hoy hay que realizar un curso, entrevistarse con un psicólogo, no poseer antecedentes, contar con un lugar de residencia registrado. 

Luego de todo este trámite, se puede comprar un arma que según para el uso que se requiera van desde 300 dólares un rifle 22, hasta 2500 dólares un rifle de caza mayor, y en armas cortas los valores son similares. 

Luego de ello, hay que comprar la munición que tampoco es barata, y en caso de pretender usar dichas armas en Montevideo, hay que concurrir a un polígono de tiro autorizado (por ley está prohibido a los civiles disparar armas de fuego en Montevideo y Canelones y cerca de centros poblados) que también implica un gasto. 

En dicho artículo se hace referencia a comentarios de que se pretende desarmar a la sociedad civil uruguaya (y en todo el mundo) con el argumento de que cuando roban una casa, lo primero que se llevan son las armas que luego son utilizadas por los ladrones contra la misma policía. 

Puede ser; sin embargo los principales tiroteos que la prensa ha informado en los últimos tiempos, hacen referencia a que los ladrones portaban armas de grueso calibre y en muchos casos automáticas. 

En general el uruguayo que tiene un arma en casa para cazar o tirar al blanco, cuenta con un rifle 22 a cerrojo, una escopeta 16 u 12, puede que tenga algún revolver 32 o 38 (esos viejos de quebrar), y alguno que ahorro con tiempo puede que haya llegado a una 9 mm. En general en esos tiroteos se habla de muchos casquillos de 9, o vainas de 223 – ¿de dónde salen? Pues los ladrones también le roban armas a la policía y a los militares. Entonces, ¿no habría primero que empezar por casa y desarmar a nuestras fuerzas del orden para que tampoco sean víctimas de robo y de esa manera armen a los narcos y demás asesinos que pululan por las calle? Siguiendo la misma lógica que se pretende argumentar para promover el desarme de civiles, si los ladrones roban autos para cometer delitos, y esos autos se los roban a civiles, ¿habrá que prohibir la posesión de autos en manos de civiles?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas