ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Contenedores


@|Sr. Intendente Martínez, Ud. está al frente del segundo gobierno más importante de el país, ¿y no puede con un sindicato?

Han pasado cuatro años de su gestión y qué casualidad que en año electoral, donde Ud. se postula a Presidente, se le ocurre la idea de privatizar días de huelga.

La IMM tiene el personal y la maquinaria, úselo. El sindicato no tiene que aceptar una propuesta, Ud. es el jefe, ellos son empleados. Ud. debería dar las órdenes, pero quedó en evidencia que no lo sabe hacer.

¿Amenazar a privatizar es su estilo?

Recuerde que también Ud. es empleado de muchos jefes que son los ciudadanos de Montevideo, los que lo votaron o no, y a ellos le debe respuesta.

Ud. no cumplió durante cuatro años, ¡no haga demagogia en año electoral
Por otra parte, hace poco sacaron el genial programa de rotación de contenedores. Ahora lo van a colocar por tres años en la puerta de una vivienda. Eso significa que dentro de 30 años pasará solamente por 10 casas de las más de 100 de una cuadra. ¿Quién pensó esto? Muchos de los que estamos ahora, dentro de 30 años ya no estaremos.

Muchos delincuentes no son condenados por 3 años, tener un contenedor en la puerta de casa es una condena. ¿A nadie se le ocurrió hacer rotación trimestral?

Estos contenedores son focos insalubres que atacan la salud de varias maneras. No se lavan y es un almacenamiento de bacterias que se dispersan por el aire cada vez que se abre la tapa; ni hablar del olor nauseabundo que desprenden.

Cada vez que se cierra dicha tapa es un gran golpe, que ataca el oído, el descanso, etc. con el complemento de que a horas de la madrugada el camión que los vacía hace un escándalo insoportable.

Ni hablemos del desborde de basura, de los hurgadores o gente de calle que revuelven y tiran, más algunos ciudadanos, que son los menos, que dejan cosas afuera.

Por último, alrededor del contenedor se forma un baño para los hurgadores y gente de calle que da asco acercarse a tirar basura, pisar orín o sentir el olor, y a veces también cerca de ellos forman su dormitorio, en la puerta de su casa.

Sr. ciudadano, si Ud. se hizo acreedor de un contenedor en la puerta de su casa, no sufra, que a lo mejor antes de las otras elecciones a alguien se le ocurre otra idea demagógica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas