ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Contaminación acústica ciudadana


@| Sería bueno que nos detengamos a pensar por un minuto en los ruidos molestos de nuestra capital y en la falta de controles sobre los mismos.

Podríamos hablar largamente sobre este tema: las motos sin silenciadores que recorren la ciudad sin que nadie las detenga (y aquí no solo hablaríamos de los repartidores); los autos con escapes abiertos o expansivos que se creen que están en una pista de carrera y con sus ruidos en cada cuadra o semáforo nos hacen recordar a bombarderos de guerra; los mismos autos con su música estridente a toda hora; los bocinazos de camiones y buses para saludar a un colega o porque les gusta hacer ruido y podría seguir.

Montevideo no es una ciudad que sea amigable acústicamente y lo que es peor en 30 años esto ha aumentado y no se fiscaliza en forma adecuada. Yo le pregunto al Sr. Intendente; ¿qué se hace al respecto?, ¿cuáles son la políticas públicas?, ¿cuáles son los cuerpos inspectivos? Ya se me dirá que no hay recursos, que no hay funcionarios o que la culpa es de las políticas neoliberales. Lo que hay es falta de voluntad, lo que hay es decidía, hay funcionarios que aun hoy si uno pasa por ciertos lugares los ve tomando mate y comiendo bizcochos por un par de horas cada mañana, antes de dedicarse a hacer nada.

Le pregunto; ¿Intendente no se puede crear un cuerpo inspectivo y capacitar a ese personal sedentario y ocioso para que colabore en que tengamos una ciudad acústicamente más limpia? Creo que la falta de voluntad política de quienes gobiernan es más que manifiesta. Está muy bien regular el sonido de las radios de los buses, pero esto Sr. Intendente no es lo único y no veo que se haga nada al respecto. Eso si, a la hora de recaudar los tributos e impuestos siempre hay voluntad, pero a la hora de que tengamos una ciudad más limpia en todo sentido no se ve lo mismo.

Los montevideanos queremos soluciones y no que se creen comisiones para ver cómo se puede lograr. Ya van 30 años de Gobierno, la culpa no es de otros y es claro que los ruidos en nuestra ciudad siguen aumentando.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas