ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Comunicado del SMU


@| En relación al “Comunicado del SMU acerca de la población trans y la ley 19.684” (https://www.smu.org.uy/comunicado-del-smu-acerca-de-la-poblacion-trans-y-la-ley-no-19684/), quiero exponer las siguientes consideraciones. 

Luego de una introducción con afirmaciones que son generalmente compartibles el comunicado dice que: “Interesa puntualizar que los argumentos que se manejan para impulsar la derogación de esta ley son falsos, generando desinformación y confusión de la población y que esto compromete la posibilidad de la ciudadanía de decidir responsablemente.”
El primer contra-argumento del comunicado dice: “La ley NO plantea que niños o niñas vayan a recibir tratamientos hormonales o quirúrgicos, incluso con el consentimiento de los padres”. Es cierto que la ley expresamente prohibe los procedimientos quirúrgicos en menores, Ley 19.684, Art. 21: “Para que las personas menores de dieciocho años accedan a intervenciones quirúrgicas genitales irreversibles con el fin de adecuar su cuerpo a su identidad de género, la autorización o la anuencia de los representantes legales será de precepto.” Como se ve no dice nada de los tratamientos hormonales, o sea, no los prohibe, e incluso dispone los mecanismos legales para que si un menor desea tratamiento hormonal, tenga asegurado sus derechos (Ley 19.684, Art. 21: “artículos 8º y 11 bis de la Ley Nº 17.823, de 7 de setiembre de 2004 (Código de la Niñez y Adolescencia) y Ley Nº 18.335, de 15 de agosto de 2008¨). 

Luego dice que: “Eso está en contra de los procesos médicos establecidos y en contra de las vías de hormonización (¿?). Estoy de acuerdo, pero aquí el tema no es si el deseo del menor contradice el estado del arte de la medicina, sino simplemente si el menor decide cambiar de sexo. Si el menor explicita su decisión de feminizarse o masculinizarse mediante tratamiento hormonal y lo padres se oponen, se pone en marcha el mecanismo legal para asegurar su derecho. Será el juez el que decida, no el médico.

Pero lo más sorprendente es que un párrafo más abajo del mismo comunicado sus autores se contradicen y confirman lo explicado en el párrafo anterior pasando de, “La ley NO plantea que niños o niñas vayan a recibir tratamientos hormonales….” a, “En ningún caso un menor decidirá sobre tratamientos (hormonales) sin el consentimiento de un adulto presente, y en caso de diferencias con el adulto, intervendrá el sistema judicial".

Es increíble que un comunicado del gremio médico caiga en tales contradicciones. Peor aún cuando explicita que quiere desmitificar un tema tan delicado como el tratamiento con fármacos que no son inocuos, en niños sanos.

El comunicado culmina con la siguiente reflexión: “Los médicos tenemos el deber ético de minimizar y combatir la desinformación cuando compromete la salud de la población,...” Este enunciado sería compartible si no fuera porque en el texto se realzan los puntos en que la enorme mayoría estamos de acuerdo y, sin embargo, con el tema parteaguas (ideología de género) se juega a la mosqueta. Se puede tomar partido, pero con las cartas a la vista. No introduzcamos en nuestra profesión información pseudocientífica basada en ideología.

Espero que las autoridades del SMU, que creo sinceramente no aquilataron la magnitud de la confusión que introduce este texto, rectifiquen el comunicado alineándolo a lo que está claramente expresado en la Ley 19.684, sobre tratamiento hormonal de menores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas