Publicidad

Comercios gastronómicos

@|Sr. Presidente de la República:

Primero que nada, llegue a Ud. y a su equipo de gobierno, mis congratulaciones por vuestra gestión ante la pandemia.

Mi familia y yo estamos siguiendo al pie de la letra las recomendaciones. No obstante, tengo un planteo de índole financiero que afecta enormemente nuestra realidad patrimonial y la de muchos empresarios gastronómicos.

En lo personal, somos propietarios de un negocio gastronómico en la Ciudad Vieja. Estamos cerrados desde el pasado 18 de marzo, con todo el personal enviado al seguro de paro y sin generar ingreso alguno. El tema es que llegan sistemáticamente las facturas con multas incluidas de UTE, Antel, OSE, Montevideo Gas, impuestos municipales (bromatología, domiciliarios, saneamiento, etc.), Geocom, alquiler, etc., con los cargos fijos.
Proveedores de otros servicios nos han beneficiado con la cancelación de las facturas, lo cual valoramos mucho.

No sé si han considerado medidas para aliviar esta carga, dado que no se genera ni usa ningún servicio.

Para el caso de poder cancelar los servicios tiene un costo, y retomar la actividad implica nuevos cargos, sin considerar el tiempo que demanda la gestión ante las empresas públicas y el plazo que se impone para la reconexión.

Todos estos cargos hacen inviable financieramente el reinicio de la actividad. Créame que tenemos 14 empleados y una actividad en el rubro de más de 12 años. Estamos evaluando el cierre, lamentando la pérdida de trabajo para el personal y el endeudamiento que esto nos generará.

Creo que coincide conmigo que para reiniciar la actividad se necesita al empresario. Si éste no tiene respaldo económico, se hace imposible.

No nos permita bajar los brazos. Contemplar estas situaciones nos da ganas de volver a los emprendimientos.

Publicidad

Publicidad