ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

El chofer y el hurgador


@| Me introducía en la calle de casas decrépitas para ir hacia mi hogar cuando vi una escena más que curiosa, oscura y luminosa a la vez. 

Un chofer de ómnibus había detenido su vehículo en medio de la calzada, había abierto la puerta y había empezado a hablar con un hombre joven, borracho, tumbado en la vereda, que es hurgador. El chofer, preocupado, le infundía fe al desdichado invocando al espíritu santo. 

Muchas personas observaban la extraña imagen real, intentando entender ese acto de exorcismo en medio de la calle, sin preocupación por el embotellamiento que estaba causándose. Cuando pasaba yo al lado del autobús, escuché al trabajador del volante que le decía al embriagado ser: “levántate, y anda, en nombre de Jesús”. 

Después de un rato, llegué a mi apartamento, dejé mis cositas en una silla, y me quedé pensando sobre la adicción al alcohol, y principalmente, cómo se cura un alcohólico. 

Creo que debe tener mucha fuerza de voluntad, poder de sacrificio, superación personal y ayuda de su entorno, que también puede ser la causa de ese problema. Esas personas que nos rodean pueden motivarnos. Por otra parte, es triste ver cómo un alcohólico, poquito a poco, puede destruir su vida, tanto física, biológica, como psicológica y familiar. 

Los que “rodeamos” a ese adicto podemos ser un puente para su recuperación, para su reinserción social. Podría pensarse hasta en un milagro si viese a ese pobre hombre “levantarse” y andar. 

Yo conocí a dos que sí consiguieron curarse del vicio del alcohol. Dejaron de beber y vivieron el resto de sus vidas en abstinencia. 

Uno debe cuidar, y mucho, el hábito del alcohol que se fomenta en el corazón de la familia. Al final, es en ésta donde el niño absorbe conductas que después, inconscientemente, replicará porque la familia es la “primera” formadora de la personalidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º