ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Cartoncitos


@|En menos de treinta días se han detectado nuevos casos de “usurpación de títulos” o lisa y llanamente del uso de un título universitario por funcionarios de jerarquía que nunca los obtuvieron. 

En el caso de quien se desempeñaba como “asesora legal del Ministerio de Industria, Energía y Minería”, no sólo no cursó la carrera universitaria, sino que ni siquiera finalizó el Ciclo Básico esto es, no terminó el liceo.

En su defensa argumenta que no se dio cuenta del contenido del texto del sello sobre el que estampaba su firma y que tampoco recuerda haberse presentado como Abogada. 

Ocurrió algo similar en el Ministerio de Salud Pública, donde una “asesora en medicamentos”, que representó al Estado en más de una ocasión, fue cesada cuando se confirmó que no poseía el título de licenciada en Economía, y si bien revistaba en el Hospital de Clínicas, desde el año 2005 se encontraba “en comisión” ante el referido Ministerio, pese incluso a que una de sus funciones era la de “negociar precios con los laboratorios que producían los fármacos”.

¿Qué ocurre con los controles que debieran existir? ¿Todo es igual? Esta lamentable situación se ha repetido más de una vez, e inevitablemente nos lleva al bochornoso caso de quien detentó la Vicepresidencia de la República, quien aseguró poseer un título universitario que jamás obtuvo, e incluso que había egresado con “medalla de oro”…  

A esta situación debemos sumarle su procesamiento penal “sin prisión”, por el uso indebido de las tarjetas corporativas de la empresa de combustibles estatal (que llevó al borde de la quiebra), siendo investigado por otras denuncias penales que aún no se han dilucidado; obtuvo sin embargo la defensa acérrima de sus amigos del gobierno, quienes desde sus encumbradas posiciones, llegaron a manifestar que todo se trataba de un “circo mediático” armado por la oposición para perjudicarlo. 

El Senador José Mujica llegó a expresar con desdén, que no alcanzaba a comprender el revuelo que se había producido con respecto al Vicepresidente Sendic, por el tan mentado “cartoncito”, que no aparecía.
Su esposa y actual Vicepresidente de la República, afirmó muy suelta de cuerpo que incluso, “ella lo había visto”. Como si un título universitario (que extendido por la autoridad competente habilita al egresado a ejercer la profesión en todo el territorio nacional) no tuviera valor alguno. Nada más grotesco.

Así las cosas, se pretendió restar importancia frente a la opinión pública, sobre el valor que supone haber alcanzado la finalización de una carrera universitaria, y como en su concepción “el fin justifica los medios”, buscaron cualquier argucia para quitarle importancia al grave asunto que tenían entre manos, y así “defender” a su amigo “atacado injustamente por la derecha”. Se llegó incluso a utilizar la palabra “bullying” (“el mayor de la historia”) para desmerecer los comentarios sobre el tema.

Ciertamente inadmisible. Los mensajes trasmitidos a la ciudadanía no pudieron ser más confusos, pero eso al parecer importa muy poco. Resultó ser un insulto gratuito a todos los universitarios que habiendo egresado de sus respectivas carreras universitarias, las ejercen y un pésimo ejemplo a quienes están cursando sus estudios con gran sacrificio, porque creen que, la superación personal sólo puede lograrse con esfuerzo. Nada más alejado al “país de primera” que prometieron a quienes no sabían si votarlos, nada más alejado de los principios éticos y morales que debieran adornar a quienes ejercen tan altos cargos dentro de un Estado de Derecho.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas