ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Capital sucia


@| Hablo de Montevideo. Es cierto que se atravesó por tormentas de lluvias en varias oportunidades; con vientos que causaron destrozos y que ensuciaron más la ciudad. A esto se le sumo que el servicio de limpieza y recolección de basura de la intendencia, estuvo varios días de paro generando más caos.

Por suerte y haciendo confianza en el Ministerio de Salud, no hubo que atravesar ninguna epidemia.

La suciedad se fue acumulando en muchos puntos de la ciudad, la rambla, el centro, algunas calles paralelas a 18, en la zona del cerro; por mencionar algunas y de la mano van también los parques. Hay que ver que sumado al clima, la falta de funcionarios de limpieza está la gente que no cuida y no le importa lo que es de todos.

La alternativa de la intendencia en contratar empresas no fue mala pero no alcanzó, ya que se retiraba la basura del contenedor o alrededores pero esos depósitos no eran lavados quedando en su entorno un olor nauseabundo. En esta época del año, con gran llegada de turistas, creo que más allá de las condiciones cambiantes del clima y sus destrozos, no se puso la mejor cara de la ciudad. Debería hacerse en estos meses una pausa en los conflictos con las empresas y entes del Estado, s bien hay licencia son meses de trabajo como dice el lema del Ministerio de Turismo: “El turista es trabajo y también un amigo”. Si bien esta capital considerando otras de Sudamérica no es ni la mejor ni la peor, la diferencia está en si la gente cuida y mantiene limpio donde vive, no solo por uno, sino también por los demás. Capitales con muchísima mas población están en mejores condiciones que Montevideo. No es solo culpa del gobernante, la ciudad la hacemos todos y a todos nos debe importar como si fuera nuestra casa mantenerla limpia. Este debería ser un punto a considerar en la enseñanza, comenzar por los más jóvenes y tal vez un día se podría lograr entre todos una ciudad limpia.

Si no estamos conformes por falta de trabajo o lo que sea, no nos podemos agarrar con la ciudad. Solo con tener una Rambla que va del Cerro a Carrasco con un río limpio, además de playas para baño y mucho verde, si que vale la pena cuidar nuestra ciudad.

La conciencia de cada uno de los habitantes de esta bendita ciudad Montevideo hará posible afrontar cualquier adversidad, pensémoslo...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas