ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Cambio de roles


@| Quienes relaten la historia nacional reciente, con la distancia temporal imprescindible para evaluar objetivamente los hechos que pautan la transición, tendrán una ímproba tarea. Pues si bien desde las filas del gobierno en retirada -luego de la derrota padecida el 24 de Noviembre de 2019- aún no se han pronunciado sobre las causas del revolcón electoral sufrido en Octubre, algunas decisiones y expresiones de quienes aún detentan el poder, traslucen no sólo signos de soberbia, sino de un resentimiento expresado “para la tribuna”, más propio de un mal perdedor, que del funcionario que debe dejar su rol de gobernante y facilitar el cambio de equipos con quienes serán parte del nuevo gobierno, en la mayor armonía. Pues ese cambio de roles, supone aceptar las reglas de juego constitucionales y legales, que en nuestro sistema democrático y republicano, hacen nada menos que a la alternancia en el ejercicio del poder.

Luego de quince años de gobierno, donde quienes no lograron un cuarto período, disfrutaron de una bonanza económica sin precedentes, con mayorías parlamentarias absolutas en las dos Cámaras (donde aplicaron sin pudor su aplanadora contra sus opositores, frenando investigadoras en atención a sus intereses políticos) no debe ser fácil aceptar verse en el llano, ni dejar dócilmente las mieles del poder. Se trata del juego impuesto por las normas que el constituyente estableció para el buen funcionamiento del sistema político que nos hemos dado como Estado independiente.

Analizar el repunte que tuvo el Frente Amplio en ocasión del balotaje, después de perder la mayoría parlamentaria en octubre, resultará asaz interesante, pues algunos atribuyen ese fenómeno “a la militancia de la gente” y no a la fórmula frentista. Como también se tendrá que analizar el aumento de votos dentro de los segmentos más jóvenes, quienes seguramente sólo han tenido como referencias históricas, el relato parcializado de una izquierda que aún plena de inconsistencias, apostó a sostener un relato que los presentaba como los responsables de una “agenda de derechos” que como “nunca antes” se había dado en el país. Una “izquierda” que supo utilizar todos los miedos a su alcance para recomendar votar contra quienes eran presentados como “oligarcas” que les “arrebatarían” sus conquistas y sus derechos. La propia publicidad los invitaba a seguir “sus sueños” y a “hacerlo mejor”, sin decir palabra alguna sobre la pérdida de oportunidades que supuso su pésima gestión en muchos ámbitos y lo muy poco que pudieron concretar para lograr “el país de primera, el país productivo” que prometieron y que, pese a todo el viento a favor del que gozaron, no lo cumplieron.

Tendrá que analizarse, cuál es el nivel de comprensión lectora de esos jóvenes que votaron por primera vez en este año electoral, muchos de los cuales, no tenían más de cuatro años cuando el Frente Amplio accedía al gobierno nacional en el año 2005. Se impone insistir en la formación y en la preparación de los futuros ciudadanos para que con su espíritu crítico, y honestidad intelectual, puedan decidir con el voto, los destinos de nuestra República.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas