ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Caballo desbocado


@|Mismo lugar y protagonista que en junio de 2012, Rambla y Avenida Brasil, caballo desbocado que tiraba de un carro de hurgador, con la diferencia que en aquella fecha le costó la vida al señor Miguel Ángel Rodríguez Sanguinet.

Hoy 29 de enero de 2018, a las 10:15 horas, sucedió lo mismo: envalentonados por el nulo control municipal y con un total desprecio por la vida humana, dos hurgadores en sendos carros tirados por caballos circulaban por Avenida Brasil hacia la Rambla, en medio del intenso tráfico vehicular de la zona. 

La consecuencia era previsible; uno de los animales se desbocó y comenzó una alocada carrera, impactando el carro contra dos automóviles detenidos por la luz del semáforo. Liberado de él y aún más espantado, continuó por la Avenida en dirección al grupo de personas que estábamos esperando para cruzar en el cantero central de la Rambla... el tráfico lo volvió a asustar y al querer doblar resbaló y cayó al piso, por suerte para nosotros, porque nos pasaba por arriba y desgracia para él, porque sufrió un terrible golpe. 

¿Hasta cuándo vamos a tener que padecer la inoperancia de las autoridades municipales?; ¿en qué momento los inspectores se ocuparán de controlar a los hurgadores que circulan con carros tirados por caballos? (porque la prohibición existe pero la reglamentación no se cumple). Claro, es más conveniente para ellos multar a los automovilistas que manejan sin cinturón de seguridad, lo que a su criterio representa un peligro inminente para la seguridad pública (además de asegurarse un jornal diario con la tajada que se llevan), que distraerse en estas menudencias.
Casi todos los días, muy temprano, veo hurgadores en carros tirados por caballos circular por la Rambla, en dirección al Centro y a los inspectores de la Intendencia, en sus imponentes motos hacia Carrasco; nunca presencié que estos detuvieran a aquellos. 

No fue suficiente con arrebatarle la vida al señor Miguel Ángel Rodríguez Sanguinet para que se decidan a cumplir con su tarea; hoy pudimos haber sido muchos más. 

¿Tendrá que ser atropellado el propio Intendente en su bicicleta para que saquen de circulación todos los carros de hurgadores tirados por caballos? Ojalá que nunca le suceda a Daniel.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas