ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Bolsas en el aire


@| Las últimas declaraciones del Ing. Daniel Martínez al respecto de un nuevo fracaso a la hora de recoger la basura, ponen de manifiesto algo que lleva tiempo escondido en nuestra sociedad. 

No alcanza con sacarle sustancia al debate público, al significado de educación de calidad, al valor del trabajo, sino que ¡se han vaciado de valor las palabras mismas!

Frases como “me hago responsable”, “no estoy de acuerdo” o “se debe cambiar” carecen totalmente de contenido hoy en día. Sin acciones que las respalden las palabras vuelan livianas, dejándose llevar por el viento.
Hacerse responsable es, en caso que algo salga mal, asumir las culpas y aceptar el castigo correspondiente. No estar de acuerdo con algo, una ley por ejemplo, significa no acompañar a los demás en contra de las convicciones. Implica defender las creencias y valores de cada uno. Decir que algo se debe cambiar no alcanza, hay que cambiarlo, para bien o para mal. ¡No se puede esperar a ver si se cambia solo! 

Por último, cuando el Intendente afirma que el problema de la basura se debe a la mejora en la capacidad de consumo en todos los barrios aclara que esto “nadie puede dudarlo”. 

Clarísimo, realizar esta afirmación tan fácil de rebatir que lo único que hace es darle liviandad al tema. Nadie puede dudarlo, nadie, si alguien lo duda está mal, equivocado, nadie lo puede dudar. Es tan fácil como decir que nadie puede dudar de la incapacidad de esta Administración (y de las anteriores) de solucionar este problema o por lo menos de preverlo.

Las palabras se las lleva el viento y cuando éstas carecen de peso se las lleva más fácil.

Para no decir nada, más vale quedarse callado...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas