ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Bañados en el mismo lodo


@|A muchos indignan los políticos y figuras públicas cuando sus comportamientos se alejan de la ética ciudadana.

Sendic, sus títulos y tarjetas corporativas, el escarnio público a Juan Sartori, el plagio del Prof. de Cirugía Plástica, la habilitación de La Española Móvil a puertas cerradas entre Vázquez, Salgado y Toma, la foto en la ducha de Daisy Tourné, las mentiras y manipulaciones de Vázquez, Mujica y Astori, las prácticas de sindicatos y sindicalistas, la conducta de Placeres y Torena.
Un capítulo aparte es el personal de fronteras, sensible a la generosidad de contrabandistas y narcotraficantes.

Otro es la clase política, autónoma, autárquica, autocrática, discrecional, juez y parte que ha renunciado a ser representante del pueblo para representar sus propios intereses. Otro es la conducta de los egresados de la Facultad de Medicina y sus desbordes en la vía pública.
¿Por qué nos indignamos individualmente con las faltas éticas de quienes se espera más y no lo hacemos colectivamente?

Hemos nacido y crecido con la viveza criolla, la pierna, la gauchada, la cartita de recomendación, el no te metas, no es mi problema, que se maneje, plagiar, tergiversar, manipular, incumplir, etc.

La viveza criolla es corrupción, hacer la pierna otorga privilegios injustos. La cartita es tráfico de influencias. El "no te metas" es falta a la solidaridad cómo principio ético.

El estado de la ética parece que poco nos afecta, pues votamos con pasión a los corruptos de siempre, celebramos con frenesí a los nuevos corruptos.
No condenamos la corrupción, no nos movilizamos por recuperar principios éticos, guardamos silencio cuando somos testigos de actos corruptos lo que nos convierte en corruptos.

Mahatma Gandhi decía que lo que destruye la dignidad humana es la política sin principios, la enseñanza sin carácter, la religión sin fe, el comercio sin ética, la medicina sin humanidad y agregaremos la ciudadanía sin valores.

Estamos todos bañados en el mismo lodo de la inmoral viveza criolla y afiliados al refrán que dice: más vale uno malo conocido que uno bueno por conocer...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas