ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Ausencia de lectura crítica


@|Como si todos los problemas que se advierten en Montevideo -nuestra ciudad capital- estuvieran resueltos y mientras se estima que, hay que destinar recursos en la instrucción a sus funcionarios en “lenguaje inclusivo”; los servicios dependientes de la UNESCO (Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) abocados a un estudio comparativo de las materias -que componen los currículos de los escolares de dieciocho países- dejan al descubierto que, en Educación Primaria, nuestro Uruguay tiene notorias “ausencias” en lo que hace a la formación en reflexión y análisis de textos.

En dicho informe, surge que en nuestro país, los programas que se aplican, dedican más tiempo a la “diversidad textual” (donde se distinguen tipos y géneros literarios) y a insistir sobre la “libertad” y la “equidad de género”, que al concepto de “responsabilidad”, que a nuestro entender, debería ir de la mano de cada uno de los “derechos” que se inculcan.

Quienes realizaron este análisis comparativo, advierten además –de cara al mundo globalizado en que vivimos- la expectativa de formar en valores a estos futuros “ciudadanos del mundo”, para impulsar la convivencia y lograr el tan ansiado desarrollo sustentable.

Lo evaluado no resulta pueril, atentos a la necesidad de contar con futuros ciudadanos críticos, empáticos, solidarios, fraternos y por sobre todo “felices”, a quienes no les será suficiente con saber leer y escribir.
Lamentablemente no serán “libres” ni menos “equitativos”, si no adquieren habilidades que hagan a la comprensión de lo que leen, ni herramientas para saber reflexionar y así poder argumentar sobre lo leído.

En la época en que vivimos, donde la red de redes y lo más avanzado de la tecnología digital nos permite acceder en tiempo real a un “océano” de información, deberían fortalecerse las herramientas para profundizar su comprensión, y darse el espacio para reflexionar sobre lo que se nos ofrece a través de estos medios.

Si realmente queremos lograr ciudadanos capacitados y comprometidos con sus comunidades, deberíamos aspirar a que, desde los programas de Educación Primaria, los docentes cuenten con todo el apoyo para guiarlos en ese aprendizaje. Sólo así podremos alcanzar los “objetivos de desarrollo sostenibles” (ODS) que ha planificado la Organización de Naciones Unidas para el año 2030. Las conclusiones de la UNESCO, con relación a nuestro país, preocupan y tal vez estemos aún a tiempo de corregir las ausencias que se denuncian.

Por ser la Educación un “derecho humano” y a la vez una fuerza de desarrollo sostenible y de paz, resulta un deber de los gobiernos impulsarla a cabalidad, asignándole recursos suficientes. Pero no sólo eso, sino ofreciendo las condiciones necesarias para brindarla; también en el contenido de programas en los que se aspire a formar generaciones de ciudadanos, ciertamente preparados y con habilidades adquiridas, como para dirigir sus vidas e insertarse en un mundo tan competitivo.

Esa es, a nuestro criterio, la verdadera “inclusión” de la que no se habla y que por cierto, va mucho más allá del pretendido “lenguaje inclusivo” que encubre otras carencias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas