ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Los audios


@| Cada día es más increíble el caos imperante en los temas centrales que nos presenta la prensa de nuestro país. Desde hace varios días la “gran noticia” es el entorno novelesco de los audios que habrían inducido a un postulante (Valdez) a presidente de AUF a renunciar a su candidatura.
Yo pregunto; ¿Estamos bajo un estado de hipnosis colectiva, que no nos damos cuenta que en el país todo está en franca caída libre en temas como la seguridad, educación, cultura general, trabajo, etc. y que; si no nos dedicamos “todos” a tratar de arreglar estos problemas, nadie va a venir a salvarnos? El fútbol es un deporte, es algo para entretenernos… pero, no es lo que nos va a proveer de estabilidad laboral, ni nos va a dar seguridad. No nos va a garantizar una buena educación para nuestros hijos. No va a pagar la deuda externa del país, que ya hace más de 10 años que estamos pagando con nuevos préstamos internacionales.

Hay “noticias” más importantes para la gente, que esta “comedia mediática” del fútbol. Solo a modo rápido de ejemplo: El aumento de 300 pesos a los viejitos, que solo les servirá para seguir pasando hambre. El “arresto ciudadano” reciente, en el cual quedó claro que la gente está desesperada ante la situación de inseguridad. La inoperancia de un Estado que todos los días nos carga con un aumento de tributos, tarifas, etc., que hacen que todos los que trabajan vean que sus ingresos no alcanzan. Tenemos una comuna que nos castiga con aumentos que no vemos plasmados en mejoras. La Universidad está amenazando con “recortar” carreras, o sea que aquellos padres que anhelan que sus hijos estudien y lleguen a tener una formación profesional, ahora se encuentran con la posibilidad de perder esa posibilidad.

No podemos seguir en las vacaciones de “el mundial”, debemos levantar la cabeza y ponernos a “trabajar” por el país, en serio. El gobierno ya demostró su incapacidad para lograr esto, por lo que ha llegado la hora, de que el pueblo se anime a buscar la forma de terminar con esta “fiesta” de promesas. Esto no se arregla con revoluciones, ni “iluminados” políticos. La solución debe pasar por una concientización generalizada de todos los ciudadanos. Esto es difícil de lograr, pero en la medida que pase más tiempo, más difícil será hacerlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas