ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Atisbos de corrupción


@|El caso periodísticamente denominado “cuadernos de la corrupción” en Argentina ha descubierto – con pruebas fehacientes – una trama de apropiación delictiva de los dineros públicos, liderada por el matrimonio presidencial Kirchner, de dimensiones colosales. 

Todo comenzó en enero del corriente año cuando un periodista del diario La Nación comenzó a investigar qué había de cierto en las anotaciones en ocho cuadernos donde un remisero describía con precisión – nombres de empresarios y montos – las frecuentes recolecciones en bolsos con millones de dólares de las coimas para los jefes de la Asociación Ilícita o sea el matrimonio Kirchner, que un secretario del Ministerio de Planificación. 

El periodista luego de dos o tres meses de investigación propia, donde comprobó que las anotaciones no eran invenciones del autor, las derivó a la justicia, que también hizo su trabajo confirmatorio e inició una investigación que involucra a más de cincuenta acusados entre funcionarios jerárquicos del anterior gobierno e importantes empresarios de la obra pública argentina.

Pero la “avaricia”, según expresiones del juez que encausó a la expresidenta, no se limitaba a sobrefacturar obras públicas, que en muchos casos se pagaban en su totalidad aún sin terminar o hechas defectuosamente, como el caso de doce puentes en Tucumán que han colapsado o rutas sin terminar en Santa Cruz. También se extendió a nivel internacional, como en el caso de una operación de bonos argentinos, comprados por Venezuela y donde Néstor Kirchner y Hugo Chávez embolsaron cincuenta millones de dólares, que se repartieron e ingresaron en efectivo a la Argentina en aviones de Venezuela (¿recuerdan a Antonini Wilson y sus ochocientos mil dólares decomisados mientras pasaban otros cuatro millones sin control aduanero?). Esto es otra muestra del “progresismo” y del “socialismo Siglo XXI”. 

¿Nuestro país se mantuvo al margen de estos hechos de corrupción habituales en países de similar corte ideológico, con un gobernante que expresó y actuó “lo político está por encima de lo jurídico”? Todo indica que sí hubieron algunos casos. Los negocios con Venezuela involucran montos considerables, con muy escasa transparencia, como la financiación de las importaciones de petróleo, las remodelaciones de la planta de refinación, la financiación del reflotamiento de empresas fundidas para que sus sindicatos las administraran, comprando así voluntades de la central sindical, que ahora debe guardar silencio cómplice con el régimen despótico de Maduro. La fallida planta regasificadora a construirse por el grupo OAS de Brasil, “sugerido” por el expresidente Lula hoy condenado en prisión por haber recibido un dúplex en Guarujá, San Pablo de parte de esa empresa. Otro de los tantos proyectos basados en simpatías políticas con los gobernantes vecinos, que sin fundamento económico, lógicamente derivaron en cuantiosas pérdidas que debemos afrontar – no festejar – los uruguayos y las uruguayas pagando las tarifas de Ute y Ancap, que el FA puso como sus “dueños”. Luego está ASSE, con sus innumerables casos de “irregularidades” que llevaron a que “el héroe de la salud” tuviese que descabezarla y colocar a otro colega para tratar de taparlas, sin importarle su creciente déficit. 

Ahora nos enteramos que un financista del matrimonio gobernante argentino vino y se fue en lancha más de cien veces a su chalet en las cercanías de Carmelo, sin que nadie lo controlase. ¿Por casualidad no vendría con algunos billetes verdes, que según el Ministro del Interior no es ningún delito, al contrario de traer más de cinco quilos de azúcar desde la vecina orilla? 

Nuestro país tiene los instrumentos de control – que de ser usados y respetados hubiesen sido una barrera para evitar muchos de estos casos, pero la cómplice estructura que le otorgan las mayorías parlamentarias de los tres períodos de gobierno frenteamplista los han ignorado y ninguneado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º