ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Atilio Arrillaga Safons


@|Por la verdad histórica.

En estos días, se cumple un año más de la desaparición física del Senador Atilio Arrillaga Safons, ocurrida en 1956, en plena sesión del Directorio del Partido Nacional. Presidía el Dr. Don Martín R. Echegoyen, a su lado el Dr. Luis Alberto de Herrera y en Secretaría Manuel Sánchez Morales.

Eran los buenos tiempos en que el Dr. Herrera - al decir del Dr. Duvimioso Terra - "nos abrió las puertas del Directorio" y pudimos asistir a las deliberaciones de los dirigentes del Partido.

Yo estaba allí el día que partió Atilio.

Él había hecho uso de la palabra y a los pocos minutos se inclinó sobre Don Dionisio Coronel que estaba a su lado y quedó inmóvil. Inmediatamente lo atendieron el Dr. Collazo, el Dr. Olivera Ubios y otro médico cuyo nombre no recuerdo. Manolo hizo desalojar la Sala y nos ubicamos en el pasillo en las puertas.

Observé cuando Herrera - que estuvo siempre a su lado - dispuso ubicar el cuerpo encima de la mesa del Directorio y cuando tomaba su pañuelo blanco del bolsillo del saco y lo anudaba encima de la cabeza, levantando el mentón y luego en silencio, por varios minutos tuvo su mano sobre la frente del camarada muerto.

A continuación se estuvo a la espera de la llegada de Palito (su hijo) y de Duvimioso (su hermano) para que con el Directorio de pie, se le rindiera el merecido homenaje, con la palabra de varios oradores.

Luego llegó el P. Elizalde. Estábamos conmovidos y con profundo respeto fuimos circulando de manera que pudiéramos, por unos instantes, estar muy cerca del compañero líder de la gloriosa Lista 4, fiel a Herrera, por la que había luchado hasta aquel momento.

¿Por qué escribo esto y trato de hacer memoria y ser fiel en los detalles?... Porque un amigo blanco - quiero pensar que mal informado - en un libro que publicara, trata este episodio conmovedor livianamente, falseando la realidad con un lenguaje impropio, revelando su animadversión al Dr. Herrera. Me dolió mucho. No lo olvido. Y me prometí rectificando.

Muchos años después, cuando la Divina Providencia me sentó en el Directorio en la misma butaca de Atilio, constaté que manos anónimas habían arrancado con violencia la plaquita de bronce con su nombre que se había fijado en la mesa, frente al sitio donde se sentaba. Son cosas que duelen a los viejos blancos como yo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas