ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Lo que nos aqueja

Patentes, ideología y otros


@|Existe una empresa de tarjetas de crédito que está haciendo una promoción en la prensa, donde ha publicado más de una vez el ofrecimiento para pagar la patente en 6 cuotas con un descuento por parte de la Intendencia del 20%, como si fuera al contado. No aclara si es sólo para Montevideo o abarca a todas las comunas del interior, lo que sería lógico, porque si no, sería discriminatorio por parte de Sucive. 

La publicidad referida deja entrever que lo ofrecido es exclusivo para dicha tarjeta. 

Creemos que, aunque se hubiese hecho una licitación entre las distintas tarjetas de crédito y se hubiera adjudicado la franquicia a través de un convenio comercial con beneficios mutuos para la IMM y la tarjeta, no queda muy elegante que la IMM induzca a los contribuyentes a operar con una tarjeta de marca determinada, cosa que empaña o vicia de nulidad algo que ya ha sido muy vapuleado en los últimos tiempos: la Ética.  

Y ya que estamos en el tema, digamos que la ley de inclusión financiera debió agregar una reglamentación que impida la misma situación a nivel general. 

Las empresas privadas y las tarjetas de crédito vienen utilizando hace tiempo el sistema competitivo al que ahora entró también la IMM, logrando que el usuario (sobre todo el de a pie) tenga tantas tarjetas y cuentas como la cantidad de empresas en las que opere. Ello ha burocratizado y complicado el ámbito personal del ciudadano, que debe sin dudas controlar un montón de tarjetas, facturas, cuentas etc., lo que a su vez oscurece lo económico-financiero personal debido al costo de gastos e intereses (ojo con las burbujas).  

La competencia iniciada por los bancos y/o las tarjetas de crédito debería estar circunscripta al manejo de los leoninos gastos e intereses que ostentan las mismas, y todas ellas deberían ofrecer los mismos descuentos (difícil que el chancho chifle) como manera de limpiar la maraña operativa instalada. Cada usuario tendría a lo sumo una de crédito y otra de débito elegidas de acuerdo al costo de cada una, lo cual marcaría un descenso en la usura y la mentirosa y maltratada inflación, debido a la competencia en la baja de tasas y gastos que se entablaría. Y habría libre albedrío y no compulsión económica. 

Hasta hoy, la ley de inclusión financiera no ha hecho más que complejizar el uso de la tecnología a través de cajeros automáticos obligatorios (no así para el que tiene más) y costos e incomodidades varias. Hay preceptos que impone dicha ley que no se han podido aplicar y vienen postergándose, unos por la resistencia a los arbitrarios perjuicios gratuitos que ocasionaría a grandes sectores sociales (servicio doméstico, ámbitos rurales, etc.), y otros porque son un despropósito. 

En suma, estamos asistiendo al naufragio de la ideología en el mar de las contradicciones: 1) privilegios operativos a quién tiene más, 2) fomento de la usura contra el que tiene menos, 3) corte del libre albedrío, 4) salud para todos causante de que no la hay para nadie, 5) más derechos para el delincuente que para el honesto, y 6) por si todo eso fuera poco se privilegia al capital extranjero y se expolia y vilipendia al capital nacional. 

Si se abundara sobre el resto de las miserias morales impuestas por la izquierda y se pudiera reseñar una pormenorizada lista. Aún así, el Partido Nacional no puede quedarse quieto esperando que la inercia por sí sola de tan monstruoso peso, desaloje al frente amplio del poder. El aparato de inteligencia y propaganda de los zurdos es el más grande y brillante que haya existido. Cabe recordar como revirtieron las cifras del plebiscito sobre la baja de la edad de imputabilidad, que tenían perdido por larga diferencia. Es tiempo de perfeccionar logística y tecnológicamente la campaña electoral. Si no se hace, el FA revertirá con inteligente marketing psico-social como otras veces, el consenso negativo que hay en su contra. Hagamos algo si queremos sacar al frente de nuestra casa y nuestros bolsillos que ya no aguantan más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas