ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Aprendizaje y edad


@|Muchas personas mayores piensan que su capacidad de aprendizaje va disminuyendo con la edad. Suelen idealizar a la juventud y a la temprana madurez como el período de la vida que monopolizaba esa capacidad. De tal manera se desalientan, y desaprovechan su potencial. Seguramente que si ellos se atreviesen a derribar algunos mitos y prejuicios podrían obtener un excelente rendimiento en su desarrollo personal.

Voy a utilizar una analogía ilustrativa: El planeador es una aeronave con estructura de avión, pero liviano y sin motor. Al no contar con un motor que lo impulse y le permita generar la imprescindible sustentación, lo hace de otro modo: desciende de manera constante. Sin embargo, este aparato también puede elevarse al volar en círculos dentro de las corrientes de aire cálidas, que son ascendentes.

Se podría decir que esta aeronave gana altura mientras desciende. ¿Cómo es eso? La respuesta es simple: las corrientes de aire ascendentes suben más metros por segundo que los que el planeador necesita perder sistemáticamente para poder volar; entonces el resultado es positivo.

Este efecto paradójico que vimos en el planeador resulta central en la vida humana, ya que es esencialmente cultural: el hombre nace y se desarrolla en un medio simbólico. Y en esta trama simbólica puede “ascender” o “descender”, generalmente en consonancia con las valoraciones sociales.
El conocimiento, la experiencia, la creatividad, la sabiduría y, principalmente, el deseo —de aprender o superarse— son algunos de los principales recursos perdurables con que cuenta el hombre en su ascenso simbólico, contrarrestando su constante declive biológico.

Frecuentemente, los condicionamientos psicoculturales, especialmente los vinculados a la edad, predisponen al sujeto a salirse de la “corriente ascendente” en la que tal vez durante gran parte de su vida logró mantenerse. Es así como el declive natural podría envolverlo definitivamente con sus tentáculos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
volver a todas las cartas