ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Todo el año es carnaval


Otra vez el ex. se descuelga con todo tipo de diatribas. Como siempre no deja títere con cabeza. Contra colectivos, contra compañeros, contra lo que sea. Tiene patente para hacerlo, tiene espalda, al decir de los periodistas deportivos. No es novedoso para aquellos que lo conocen tal como es.

No le importa el “que dirán ni de las cosas que hablarán” como dice un viejo tango. Ni Dios se salva. Será por eso, porque se siente a la par del creador.

Quien diría que iba a ser el primero (seguramente no será el único) en tirar estiércol públicamente después del fracaso electoral. Aunque sus invectivas reafirmen sus profundas contradicciones y su ego inconmensurable.
¿Se puede tomar en serio a este personaje que está bien con Dios y con el diablo? ¿Sus dichos merecen tanta repercusión a pesar de sus recurrencias? La respuesta sin duda es un sí rotundo. Porque todo en torno de él es insólito. Insólito que haya sido presidente. Insólito que su palabra tenga para algunos un valor poco menos que el de un proverbio bíblico. Pero es así, se siente respaldado por sus acólitos, por sus votantes, es decir, tiene “claque” asegurado y eso para él significa derecho a decir lo que se le “canta”. Es como el que tiene el síndrome de Tourette.

Pero lo más extraño y quizá más insólito aún que el personaje, son las reacciones ante sus dichos. Ofensas que si hubieran venido de otras tiendas, seguramente habilitarían a escraches y marchas de todos los colectivos aludidos y no aludidos. Sin dudarlo motivarían un paro general en desagravio y una feroz proclama contra una derecha reaccionaria y fascista.

Pero … “es el Pepe, viste, ya lo conocés, sabés como es que no tiene pelos en la lengua, que dice lo que otros piensan y no se atreven a decir”. “No por eso deja de ser un referente”.

Otros muestran un atisbo de indignación, sin nombrarlo directamente, siempre con el “freno de mano puesto” porque ….”es el Pepe viste, no podés tirarte contra los molinos de viento”.

Paradigma de un comentario inusitado es sin duda el de esta chica de la intendencia de famoso apellido tanguero. En su respuesta involucra a gente del espectro político que nada tiene que ver con los ataques del referente. O sea sale a defender a su mentora nombrando personas que nunca le faltaron el respeto a nadie y que por el solo hecho de decir “buen día” para “el progresismo” ya significa un acto golpista.

Castrito, Tinta brava querido, ahí tenés letra para rato, que delirio te llevó a pensar que se iba a acabar cuando ¡todo el año es carnaval!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
volver a todas las cartas