ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Alcohol cero o cero coma... (I)


@|La aprobación de la gestión del Poder Ejecutivo es grande.

Destaca el Presidente con el manejo de la pandemia, la comunicación franca y abierta con la ciudadanía y el combate a la inseguridad, talón de Aquiles del gobierno anterior.

¿Para qué meterse en terreno fangoso sacando a colación el tema del alcohol cero?

Es cierto que algunos (con todo derecho) lo habían puesto en la agenda política previo a las elecciones.

Pregunto: ¿se conoce el sentir de la mayoría de la población al respecto?
Una cosa es atacar aquello por lo que la gente clamaba como por ejemplo: la inseguridad, el desempleo, la corrupción, la falta de transparencia en algunas decisiones. Otra cosa es traer al tapete un tema por demás controvertido.

Una cosa es una prohibición tajante. Otra cosa es entreabrir una puerta para dar margen a una transgresión que puede costar vidas.

Al que le gusta y toma una copita, tendrá la tentación de tomar otra y tal vez otra. Está el caso del que se apaga la sed tomando vino u otra bebida alcohólica con hielo. ¿Cómo maneja sus límites cuando es el vicio el que lo domina?

Otro ejemplo: ¿quién no ha visto casos en que alguien con apenas un vasito de vino sumado a una actividad física inmediata, termina ebrio por unanimidad? ¿Está en condiciones de manejar?

El cero coma… podrá servir para aquellos responsables que acompañan la comida con un vasito de vino. No para el que le gusta “empinar el codo”. Ya hemos visto las transgresiones de multitudes y la lucha de las autoridades con las desobediencias en la propagación de un virus que puede ser mortal.
Más delicado aún es manejar los motivos de subir la tolerancia de cero a cero coma…

Hay que tener en cuenta los costos que tuvo el FA por dar explicaciones confusas y a contrapelo del sentido común, en muchas de sus decisiones. No hay que subestimar la inteligencia de los gobernados.

¿En qué le puede afectar a la industria vitivinícola un vasito de vino aquí, otro más allá?

Además, con aquello de que “si maneja no tome”, se le da vida a todo el mundo.

Es tender al equilibrio, que recauden las bodegas y que ganen los obreros del volante.

Me remito a palabras del Presidente en la campaña: “No todo lo que se ha hecho está mal”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas