Washington Beltrán
Washington Beltrán

Uruguayos campeones

Tal vez las cosas en este país funcionan bastante mal. La seguridad de los ciudadanos es un desastre al punto que se han alcanzado récords históricos en materia de homicidios y rapiñas; en la educación campea la absoluta orfandad de ideas: sus revolucionarias elaboraciones no han pasado de suponer que la educación uruguaya se mejoraba mágicamente gastando más plata y dando participación a los sindicatos. La atención en la salud se ha convertido en un intrincado laberinto solo iluminado por destellos de corrupción. El déficit de las cuentas públicas ha trepado a alturas insospechadas impulsado por un clientelismo desesperado y cada vez es mayor la deuda que tienen el país y sus ciudadanos. Se ha jugado al empresario progresista y solo se acumulan penosos resultados co-mo Pluna, Ancap, Fondes, Regasificadora y reclamos judiciales por millones y millones de dólares. Las promesas electorales sirven para arrimar votos y, tras el éxito, se incumplen olímpicamente y sin rubor descargando aumentos de impuestos y tarifas. Sí, no hay duda de que las cosas andan mal, pero eso no impide que los grandes responsables de ello sean laureados y reconocidos en el mundo como auténticos campeones.

Danilo Astori, José Mujica y Tabaré Vázquez (por estricto orden alfabético), han sido y son quienes marcaron el camino en estos últimos 13 años, un período donde abundó una formidable bonanza internacional que disparó los precios de los productos, donde ingresó dinero como nunca y donde pudieron moverse y actuar con mayorías parlamentarias automáticas para hacer lo que quisieran. Así vamos, pero el capitalismo y la burocracia internacional los pintan de otra manera. Veamos:

1) Tabaré Vázquez: declarado "Héroe de la Salud Pública de las Américas" por la Organización Panamericana de la Salud por su lucha contra el tabaco. No hay dudas de que ese fue un gran mérito de Vázquez que se convirtió en un cruzado de la causa desde el momento mismo que asumió su primera presidencia.

No es por buscarle cinco patas al gato, pero el mismo Vázquez fue el que reglamentó e institucionalizó la venta legal de la marihuana en las farmacias y lo hizo sabiendo de los enormes daños que para la salud tiene el cannabis. El país "libre de humo de tabaco" se encontró con otro humo muy dañino liberado y publicitado. Peor aún, como presidente de la República se doblegó ante la amenaza de José Mujica de "trancar" todo en el Parlamento si no se implementaba.

2) José Mujica: finalmente tiene su película de Kusturica. El título parece un chiste: "El Pepe, una vida suprema". Fue un hermoso consuelo por su fracaso en la obtención del premio Nobel de la Paz, para lo cual se empeñó en una campaña de "méritos" en sus últimos tiempos como presidente: en este marco arribaron a nuestro país seis presos de la cárcel estadounidense de Guantánamo tras un acuerdo con el gobierno de Obama (¿a cambio de naranjas?); cinco familias de refugiados sirios (44 personas en total) que huían de la guerra tras un acuerdo con Naciones Unidas y la Oficina Internacional de las Migraciones (muchos de ellos volvieron a su país porque con guerra y todo se vivía mejor que en Uruguay); se ofreció a mediar en el proceso de paz de Colombia o en la crisis política de Venezuela y decoró su proyecto de liberalización de la marihuana como una alternativa de la "guerra" a las drogas.

A nivel uruguayo, Mujica está considerado como uno de los peores presidentes de la historia, pero parece que eso a Kusturica —que nunca vivió en el Uruguay— poco le importa.

3) Danilo Astori: fue el propio Presidente de la República quien dirigió un "mensaje a la nación" para anunciar que la revista Global Markets había elegido este año a Danilo Astori como el "mejor Ministro de Economía del año en América Latina". "Las uruguayas y los uruguayos —dijo el Presidente— tenemos derecho a recibir y a estar informados también de las buenas noticias". Y agregó que la designación proviene de "una de las más prestigiosas revistas a nivel mundial sobre economía y finanzas de consulta de gobiernos, academia, y actores vinculados a estos temas".

Una sencilla búsqueda por internet para conocer algo más de la revista Global Markets no dio ningún resultado. Existen muchas entradas con "Global Markets", pero ninguna de "la revista más prestigiosa del mundo" e incluso no la nombran otras publicaciones muy conocidas y muy prestigiosas del mundo económico. Tras algunas consultas con amigos economistas se develó el misterio: Global Markets no es una revista sino un simple boletín del Fondo Monetario Internacional (desde 2010 Vázquez integra el Grupo Asesor Regional del FMI) que lleva ese nombre y se edita cuando se hacen los encuentros de ministros de finanzas del FMI.

Se podrían sacar muchas conclusiones y enseñanzas de este disparatario. Pero preferimos dejarlo acá. Todo es tan ridículo y patético que hasta el monumento al maestro Tabárez parece ahora una iniciativa cuerda. Por lo menos nos dio varias alegrías.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º