Washington Beltrán
Washington Beltrán

El turismo les gana

Todo parece estar 10 puntos. El tiempo que ayuda y mucho, con temperaturas poco aptas para ser soportadas en la ciudad e invitan a huir.

Una masiva afluencia de turistas —con la habitual predominancia argentina— que aceptan esa invitación y se llegan a la costa uruguaya para disfrutar de sus formidables playas y Punta del Este vuelve a confirmar su bien ganada reputación de balneario internacional: además de Susana Giménez y Marcelo Tinelli, andan Eric Trump el hijo de Donald, junto con el Príncipe del pequeño Liechtenstein, el escritor Mario Vargas Llosa, o el mediático técnico Ricardo Caruso Lombardi.

La fauna es completa, hay para todos los gustos y asegura un éxito resonante, aunque tal vez no piense lo mismo el sindicalista argentino Marcelo Balcedo apresado en Playa Verde con sus "ahorros" de US$ 400.000, varios autos de alta gama y algunas armas pesadas.

Las estimaciones dicen que para este 2018 las siempre menguadas arcas del ministro Astori recibirán alrededor de US$ 2.000 millones. El turismo es una gran industria de servicios, un sector no solo generador de importante actividad económica y de creación de empleos (hotelería, alojamientos, transporte, restoranes, alimentación, servicios de guías y artesanías entre otros) sino generadora de divisas. Parece más fácil —y redituable— apostar a fuertes inversiones en este sector que en Ancap. El turismo les gana.

Argentina siempre fue fundamental. No hay dudas de que el factor Macri ha devuelto el oxígeno en contraposición a los gobiernos kirchneristas que padecimos —desde el río Uruguay hasta el océano Atlántico—, con sus persecuciones y su cepo cambiario que obligaba a comprar dólares (caros) a los "arbolitos" de la calle Florida. No hay dudas tampoco de que la suerte del sector turístico está decididamente jugada a la situación Argentina, su relación de precios y al manejo económico de ese país. Pero sin enemigos a la vista o para contrarrestar su influencia, es necesario una política de Estado amiga del turista.

Hubo una época en que fue así y gracias a ella, sobre todo, es que hoy se recogen los beneficios y el gobierno pudo festejar la llegada del turista 4.000.000 en el año

Las infraestructuras que potenciaron el turismo hacia Uruguay tuvieron su epicentro en los años que fueron de 1990 a 2005, sobre todo bajo la presidencia de Luis Alberto Lacalle. Por si a alguno le falla la memoria vale recordar obras tales como la terminal de pasajeros del puerto de Montevideo, la doble vía Colonia-Montevideo-Punta del Este, la modernización del aeropuerto de la Laguna del Sauce, la instalación del hotel Conrad, el nuevo aeropuerto Internacional de Carrasco e, incluso, la total renovación del Hipódromo de Maroñas. Fue una época en que había conciencia de la importancia del turismo en la economía nacional y se apostaba fuerte a su desarrollo. Después, poco o casi nada. No hay prioridad o interés en el esquema del FA, pese a lo que representa.

Pero también hubo de las otras. En el verano de 2002, cuando la crisis provocada por el default argentino amenazaba muy fuerte la economía uruguaya, el compañero Pit-Cnt con el apoyo explícito del FA resolvió hacer una marcha y movilización en Punta del Este en rechazo de la política económica del gobierno y "porque en ese balneario está la debacle del modelo económico argentino". (La Nación 24/01/02) Y allá fueron. No hay que ser muy sagaz para saber cuál era el verdadero objetivo.

Y más reciente en el tiempo, fue "la sanción" que desde la Dirección General Impositiva se le impuso al flamante intendente de Maldonado, Enrique Antía a poco de volver al cargo.

Durante dos años se realizó en Punta del Este una etapa del campeonato mundial de Fórmula E (eléctrica) de automovilismo. Un acontecimiento de repercusión internacional (incluso era un excelente elemento de promoción turística) que desplazaba equipos poderosos, periodistas, televisión y muchos seguidores. Nunca hubo ningún problema, pero a poco de asumir Antía, el mismo día de la carrera, inspectores de la DGI ingresaron al circuito e intimaron a los representantes de la Federación Internacional de Automovilismo y de la Fórmula E a presentarse al día siguiente en sus oficinas. Ello generó rápidamente que Punta del Este fuera "borrado" del calendario por Marruecos, aunque este año recuperó la sede porque el intendente Antía la peleó.

Hay que tenerlo claro; los atractivos naturales y las obras de infraestructura que faciliten el turismo deben ir acompañados de un calendario de eventos, que no solo promuevan las virtudes del balneario sino que resulten seductores para que mucha gente se desplace hacia acá. La temporada es demasiado corta y se necesita acrecentar sus ofertas para lograr extenderla.

Con la marihuana no alcanza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)