Washington Beltrán
Washington Beltrán

Faltazos notorios

El 1° de marzo, para la asunción del Presidente Tabaré Vázquez, nuestro país recibió la visita de varios mandatarios de la región y la del rey emérito de España (abdicó de la corona el año pasado a favor de su hijo Felipe IV), pero también hubo notorias ausencias, muchas de ellas sorpresivas y que dieron lugar a distintas lecturas.

El 1° de marzo, para la asunción del Presidente Tabaré Vázquez, nuestro país recibió la visita de varios mandatarios de la región y la del rey emérito de España (abdicó de la corona el año pasado a favor de su hijo Felipe IV), pero también hubo notorias ausencias, muchas de ellas sorpresivas y que dieron lugar a distintas lecturas.

Entre los presentes se encontraban (por orden alfabético de sus países) Dilma Rousseff (Brasil), Michelle Bachelet (Chile), Raúl Castro (Cuba), Daniel Ortega (Nicaragua), Horacio Cartes (Paraguay) y Ollanta Humala (Perú). Entre los ausentes notorios, se alinearon Cristina Fernández de Kirchner (Argentina), Evo Morales (Bolivia), Joe Biden (vicepresidente de los Estados Unidos) y Nicolás Maduro (Venezuela).

Atrás de estos faltazos hubo motivos y conviene repasarlos porque ellos, de alguna manera, pueden influir en la política exterior del nuevo gobierno uruguayo o describen la situación que se vive en un país. Los gestos de cordialidad son siempre elementos favorables a las buenas relaciones. Las omisiones, por lo menos, no caen bien, no son simpáticas; aunque alguna puede estar justificada. Veamos como fue el panorama.

1) Cristina Fernández de Kirchner: no vino (solo tenía que cruzar “el charco”) y envió a su vicepresidente Amado Boudou que se encuentra procesado por cohecho pasivo (coimas) y negociaciones incompatibles con la función pública, junto a varias personas más. Como representante del pueblo argentino no nos parece la mejor elección. Como representante del gobierno argentino, es otro tema. Además, no se puede hacer abstracción de que Vázquez, durante su primera presidencia, enfrentó duramente a Néstor Kirchner por los cortes de puente a raíz de la instalación de la papelera UPM (hoy Botnia) y llevó las relaciones entre ambos países a un grado de tirantez inaudito, con intervención de la Corte Internacional de La Haya. Cuando su esposa Cristina asumió la presidencia, Vázquez asistió a la ceremonia y debió soportar estoicamente que lo acusara, en su discurso de asunción, de violar el Tratado del Río Uruguay. Cuando se creó la Unasur, Néstor aspiraba a encabezarla. Vázquez rechazó de plano su candidatura y el expresidente argentino debió esperar a que asumiera Mujica para lograr su objetivo. E incluso se extendió después, cuando ya fuera del mando, Vázquez confesó que por entonces le había pedido ayuda a su par estadounidense, George W. Bush, en caso de que desarrollase un conflicto armado. La excusa de CFK para no venir fue que debía inaugurar la nueva legislatura en su país, pero lo único que hizo fue reiterar por enésima vez su discurso sobre “nosotros” (los buenos) y “ellos” (plenos de maldad) y se olvidó de declarar inaugurada la nueva legislatura, que igual funciona.

2) Evo Morales: vino unos días antes para saludar a Mujica, su ídolo (allá él). Pero estratégicamente desapareció para la trasmisión de mando. Tiene reproches para los gobiernos del Frente Amplio: los presidentes no asistieron a nunca a sus tres asunciones. Dos ocurrieron con Vázquez y la última con Mujica. Pero este presentó un certificado médico que le aconsejaba (o prohibía) subir a la altura de La Paz por problemas de salud. En cambio las excusas de Vázquez fueron poco convincentes. Igualmente, no deja ser un exabrupto que haya venido y se fuera justito antes. Si no hubiera estado en las horas previas en Montevideo, no pasaba nada. Pero su actitud marcó un desplante inusual.

3) Joe Biden: la ausencia del vicepresidente se debió, de acuerdo a la información oficial, a “un resfrío”. Ello no le impidió estar 24 horas después en Guatemala donde se entrevistó con su presidente y sus colegas de Honduras y El Salvador en el marco de la “Alianza para la Prosperidad” que promueve Barack Obama. Posiblemente sea cierto porque estaba lista una delegación de más de un centenar de personas (mucha guardia de seguridad), se habían inspeccionado varias veces los sitios donde estaría Biden en nuestro país y habrían sido aprobados. Con todo, hay otras versiones que agregan al resfrío algunos temas de seguridad, agravados porque la compañía que iba a encontrar en Montevideo no era muy atractiva (Raúl Castro, Daniel Ortega, Nicolás Maduro antes de bajarse). Habló por teléfono con Vázquez y, aparentemente, todo está bien, lo que es muy coherente.

4) Nicolás Maduro: con la situación que se vive en su país, siempre tuvimos dudas de que se atreviera a dejar Caracas para recorrer varios miles de kilómetros hasta Montevideo y, eventualmente, volverlos a recorrer si los acontecimientos lo exigían. Venezuela está que arde, su popularidad en picada y hasta el expresidente Mujica manejó la hipótesis de un “golpe militar de izquierda”. De izquierda, de centro o de derecha, un golpe es un golpe y significa, en este caso, el desplazamiento del Presidente de su cargo. Las cosas no están como para estar haciendo sociabilidad fuera del país. Le evitó al Frente Amplio y al mismo Vázquez un fuerte dolor de cabeza por la advertencia de la oposición uruguaya de que si aparecía, se le iba a marcar en pleno Parlamento que no era bienvenido por la secuela de muertes y detenciones arbitrarias que se han sucedido en sus últimos tiempos.

Podría decirse que, en términos generales, salimos ganando con las ausencias, y no hubiéramos protestado si se agregaban otras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
{"error":{"code":500,"message":"Internal Server Error"}}