User Admin

Tres puntos y Daesh

Ante los ojos de un uruguayo anclado en París por varios días luego de los cruentos ataques de terroristas islámicos, se abre un escenario tan inquietante como multifacético. Cuesta creer que la capital francesa, aunque no haya perdido sus encantos sea ahora un sitio donde la gente evita aglomeraciones, las tiendas exigen ver qué hay dentro de la cartera de sus clientes, las terrazas de los cafés exhiben escasos comensales y las guardias policiales y militares transitan ubicuas, con ametralladoras y perros ovejeros alemanes curiosamente calzados con zapatitos protectores.

Ante los ojos de un uruguayo anclado en París por varios días luego de los cruentos ataques de terroristas islámicos, se abre un escenario tan inquietante como multifacético. Cuesta creer que la capital francesa, aunque no haya perdido sus encantos sea ahora un sitio donde la gente evita aglomeraciones, las tiendas exigen ver qué hay dentro de la cartera de sus clientes, las terrazas de los cafés exhiben escasos comensales y las guardias policiales y militares transitan ubicuas, con ametralladoras y perros ovejeros alemanes curiosamente calzados con zapatitos protectores.

Hay más. Por ejemplo, otra faceta de actualidad es la que ofrecen los periódicos donde decenas de artículos comentan la barbarie desplegada por los agresores. Quizás una de las notas más interesantes sea la del catedrático Pierre Razoux, publicada en “Le Figaro” bajo el título “¿Qué objetivos de guerra de cara a Daesh?”. Razoux propone un plan de tres puntos, a saber:

1) “Asfixiar a Daesh financiera y logísticamente. Daesh está totalmente enclavado, esa es su principal debilidad. Este proto-Estado no sobrevive más que por los tráficos y los flujos financieros, logísticos y humanos que transitan por las fronteras porosas con ´Turquía, Jordania y Arabia Saudita.”

2) “Encontrar una salida aceptable para los sunnitas de Irak y Siria. Antes mismo de eliminar a Daesh conviene responder a una pregunta crucial pero que debe hacerse: ¿qué debe sustituir a este proto-Estado? Es ilusorio creer que si cae la hidra yihadista en Irak y Siria, esos territorios podrían ser gobernados por los regímenes de Bagdad y Damasco.”

3) “Garantizar los intereses estratégicos de Francia en la región. Estos intereses son triples. En lo inmediato, asegurar la ruta marítima que une Europa y Asia vía mediterráneo, canal de Suez, mar Rojo y océano Índico.”

Posteriormente el profesor dice que los franceses deben aliarse con Egipto que controla el canal de Suez, puede ayudar a asegurarse el Mediterráneo Oriental y el mar Rojo y que está idealmente ubicado en la encrucijada de tres de los frentes yihadistas. ”Sobretodo”, explica, “que Egipto luce ser uno de los raros lugares susceptibles de salir indemnes del revuelo en el cual puede vacilar el Medio Oriente como Turquía, Israel, Irán y sin duda los Emiratos Árabes Unidos”.

Al cierre vale la pena notar que Razoux, como la mayor parte de los periodistas 0ccidentales y los jefes de estado demócratas, va sustituyendo la expresión “Estado Islámico”, por “Daesh”, acrónimo en árabe de al-Dawla al-Islamiya al-Iraq al-Sham y que puede llevar a un juego de palabra donde la expresión es pasible de ser interpretada como “algo que pisotear” o “persona intolerante que impone su punto de vista”. Todo lo cual tiene una connotación negativa que contribuye a desprestigiar a los yihadistas, especialmente en las redes sociales “on line” que se han convertido en su principal foco de captación. Al extremo que el Ministro del Interior de España, Jorge Fernández Díaz considera que el 80% de los nuevos adeptos logrados por los terroristas provienen de esas redes. Decir Daesh y no Estado Islámico es otra arma para disuadir a quienes flirtean con el EI. Como dijo Fernández Díaz, “La batalla de las palabras también es importante”.

Como vemos, la guerra continúa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)