User Admin

Las aplicaciones y la bandera

Así como en un tiempo los proletarios rompieron los telares para defender el trabajo manual, del mismo modo Montevideo despliega ahora sus fuerzas para parar una invasión internacional. Nunca se sabe qué va a pasar cuando los taxis se movilizan para bien o para mal. En un momento trágico, los tacheros de París detuvieron la entrada del enemigo. Durante la guerra 14-18, el gobernador de París, echó mano a los taxis de la ciudad para enviar con urgencia 6.000 reservistas al Marne; y así llegaron los soldados al frente, moviendo 670 taxis Renault color rojo; y los alemanes fueron detenidos. Los manuales especializados califican esta ocurrencia como el primer ensayo de usar fuerzas motorizadas.

Así como en un tiempo los proletarios rompieron los telares para defender el trabajo manual, del mismo modo Montevideo despliega ahora sus fuerzas para parar una invasión internacional. Nunca se sabe qué va a pasar cuando los taxis se movilizan para bien o para mal. En un momento trágico, los tacheros de París detuvieron la entrada del enemigo. Durante la guerra 14-18, el gobernador de París, echó mano a los taxis de la ciudad para enviar con urgencia 6.000 reservistas al Marne; y así llegaron los soldados al frente, moviendo 670 taxis Renault color rojo; y los alemanes fueron detenidos. Los manuales especializados califican esta ocurrencia como el primer ensayo de usar fuerzas motorizadas.

En estos días, leo en la prensa las declaraciones patrióticas del Presidente de la gremial única del taxi, el señor Oscar Dourado.
-- “ Estamos en contra de las empresas golondrinas que se quedan con el trabajo uruguayo” -, dijo. La Gremial del taxi presentó una denuncia ante la Intendencia de Montevideo por el impacto que le genera la operativa de aplicaciones para llamar taxis.
“Radio Taxi 141”, que es propiedad de Dourado, resolvió en asamblea suspender a quienes usan gratuitamente, las aplicaciones “Easy Taxi” y “Safer Taxi.” Dourado propone poner las carretas en círculo y pelear contra los invasores.
Hay siete aplicaciones que crearon los estudiantes de la Universidad ORT para poder solicitar un taxi usando un teléfono celular. No está mal. Lo malo es imponer un monopolio; y que sea barato.
Las aplicaciones funcionan en el mundo entero y se usan para beneficiar a todos los interesados, sin perjudicar a ninguno. A los taxis, le localizan sus clientes; y a los clientes, les localizan los taxis libres. En ningún país, este avance técnico provocó intentos dominantes. Para no hablar de oído consulté a un amigo residente en San Francisco, donde todos los taxis trabajan usando una aplicación. De ese modo, ganan más y sirven a sus pasajeros sin pérdida de tiempo. La repuesta del compatriota a quien consulté, expresada en un lenguaje llano, dice:
-- Ningún taxi tiene mampara, en San Francisco (USA) porque el conductor nunca tiene dinero grande encima. La aplicación es Flywheel y para usarla hay que tener teléfono celular o tableta. El programa se instala en 30 segundos y el servicio incluye dar la información sobre un modo práctico de pagar: tarjeta de crédito o cuenta bancaria para débito directo.
Bajado el programa, al teléfono o a la tablet del cliente, éste puede hacer click y le piden autorización para acceder a su localizacion por GPS. Si se autoriza, aparece en pantalla el mapa de San Francisco y un punto intermitente marca el lugar donde se halla el que pide un taxi. En el mismo mapa aparece la localización a tiempo real de una decena de taxis distinguidos con un número que los ordena según su cercanía. Al clickear solicitando un determinado coche, se ilumina el elegido y uno lo ve venir por el mapa, derechito hacia su esquina.
Me avisaron que, como en todos lados, los días de lluvia es difícil encontrar taxi. En medio de un chaparrón, me detuve bajo una marquesina, hice click y en mi pantalla había 12 taxis visibles; el más cercano a 2 minutos. Lo llamé y lo vi venir moviéndose en el mapa; y supe que el chofer se llamaba Gerry. Al encontrarnos el taxi dejó de ser una imagen, pasó de digital a analógico. Abrí la puerta, y cuando entré, el chofer me recibe con un saludo que incluye mi nombre. Al llegar a destino, el taxista imprime un recibo por el importe que ya fue debitado de mi tarjeta de crédito.
El recorrido queda grabado para resolver cualquier diferendo de tarifa o del recorrido. El recibo incluye además, un email de Flywheel, donde pide que califiques al taxista. Es un modo breve de tener un chofer amigo.
Internet es un mundo sutil y muy inteligente. Los desconfiados tienen dificultad para entenderlo; se diría que se creó un nuevo mundo en el cual el interés pecuniario tiene otro estilo, más señorial.
Los desconfiados, para estar seguros, tendrían que dejar de usar el email, los buscadores, You Tube, los Apps; tendrían que prescindir de Google, de las conexiones que informan sobre las actividades del mundo; y regalan el texto de casi todos los libros que se han escrito a lo largo de los siglos. Google solo, brinda todo eso y mucho más, sin retribución y es, casi completamente extranjera.
Sucede que el “modo Internet” superó el toma y daca del comercio tradicional; multiplica primero por cien el beneficio de sus usuarios; y percibe después un 1%; pero, eso sí, en todo el planeta.
La mirada provinciana siempre es rala, mira el líquido de freno, el espejo retrovisor y la reversa como único cambio. Los habitantes de Montevideo están resignados. Conseguir un taxi libre es parecido a ganar en la ruleta; los coches dejan de existir a la hora 15 y 30, cuando hacen el relevo; y se evaporan cuando media cualquier contingencia social: de las 18 horas a 19.30 hay salida de personal y los taxis libres se enrarecen y disueltos en el tráfico cruel, no hay como encontrar uno libre.
Los viajeros que llegan de todas partes a nuestro precioso Aeropuerto de Carrasco son esperados por una fila de taxis Mercedes Benz (¡!), pero ese doble encanto se disipa, cuando el recién llegado se interna en la jungla municipal de Montevideo y pretende trasladarse; y cuando lo logra (es cuestión de suerte), puede suceder que el asiento de atrás le quede chico aunque viaje solo.
Hay taxis que son mini autitos en los cuales el cliente debe ser golero para atajarse en cada frenada, cuando la mampara se le viene encima, derecho a la cabeza. ¡Ah! ¡Cuidado! Cuando pretende bajar. No hace pie. Le queda retenido el zapato bajo el zócalo de la misma mampara; y el que calza más de 41, vale mas no arriesgue meter la pata en ese hueco chato donde se planchan los cordones y se hace imposible recular los mocasines.
Montevideo trabaja para parecerse a “Lima la horrible”, Según la vio Sebastián Zalazar Biondy. (El objetivo de estas páginas es vindicar a la ciudad de su deplorable falsificación).
¿Cómo puede explicar Montevideo sus taxis inadecuados, cuando Canelones tiene los taxis del Aeropuerto y Maldonado y Punta del Este, servicios muy superiores.
La filosofía pobrista de los intendentes achicados, empobrece a una de las ciudades más caras del mundo; el gobierno municipal está empeñado en beneficiar a los dueños de los taxis en perjuicio de los turistas. No hay otra explicación, para imponer en plena época de vacas gordas, la supresión de los taxis cómodos, cuando son el modo más costoso de moverse en la ciudad. Este aspecto pone de manifiesto una baja percepción estética y un total desprecio por el venerable rubro “turismo”, que otros defienden y Montevideo, ignora.
La izquierda empezó pobrista, pero ahora apuesta a las inversiones, al Sillicon Valley y a la NBA en persona.
Lo que importa aquí, es mejorar el uso del transporte, desde el punto de vista de los pasajeros.
La intendencia municipal de cada departamento debe imponer la libre competencia entre las empresas, en cuanto a la aplicación elegida, para llamarlos; pero eso sí: debe exigir que esa aplicación sea de las mejores. Se oye al señor Dourado y se sabe que no pierde tiempo en navegar por Internet.
La calidad de la ciudad depende del aseo y del paseo; y al mismo tiempo, primero y principal: de la organización de los pagos en vía bancaria, para derrotar la rapiña.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)