Tomás Teijeiro
Tomás Teijeiro

¿Dónde estás General?

Hace unas semanas, hablaba con un amigo sobre las perspectivas de nuestro Partido de proa a las elecciones.

Comentábamos que independientemente de la legítima puja interna, Lacalle Pou es el candidato natural del Partido, el único capaz de articular un gobierno, y sin lugar a dudas el Presidente que Uruguay necesita: alguien que siempre tiende la mano, y nunca da la espalda. A nadie.

También coincidimos en constatar que el Partido Nacional vive su mejor momento desde la gran victoria de Lacalle Herrera en 1989.

El funcionamiento armónico y entusiasta de todos los sectores, una estructura ágil y acorde a los tiempos, una juventud militante que mantiene la mística blanca, equipos bien preparados para gobernar, y una unidad sin fisuras, son los cimientos del partido que encabeza la opción de alternancia en el poder embanderado (y con historia que lo avala…) con la consigna de “Defensores de las Leyes”.

No es menor.

En un país donde el abuso o las desviaciones del derecho por parte de la fuerza política gobernante y sus satélites se han convertido en prácticas tristemente cotidianas, la posibilidad de un cambio así resulta esperanzadora.

Las sociedades avanzan cuando tienen claro que el Estado de Derecho no se toca ni en las peores circunstancias, y como ejemplo alcanza ver lo realizado por el Gobierno de España en la reciente crisis secesionista, donde Puigdemont y compañía han gozado de todas las garantías, aún en su delirio ilegal e ilegítimo.

Convencidos de que por las razones mencionadas nuestra colectividad es la que mejor puede sacar el país adelante, nos preguntábamos: ¿qué más ofrece el Partido Nacional para pedir el voto?

Como dicen que para muestra alcanza un botón me puse a analizar como gobierna hoy el Partido Nacional allí donde tiene la responsabilidad de hacerlo.

Y así como hace unas semanas comentaba la complicada situación de Salto donde el Frente Amplio no es sensible a la crítica realidad que se padece en ese departamento, donde campean el desempleo y la irregularidad laboral, la inseguridad, y cada día crecen los asentamientos, referiré hoy a la pujante y moderna gestión de Maldonado.

Gobierna este departamento un sector ajeno al de Lacalle Pou, que ha sabido trabajar en unidad con el resto del Partido y fusionar en su agenda política temas clásicos de la gestión municipal con asuntos modernos e innovadores; del mismo modo ha desarrollado una excelente gestión humana que se aprecia en sus equipos de gobierno donde es bien clara y exitosa la complementación generacional y técnica.

Esta apertura de los equipos, sumada a la agenda innovadora hace que la administración municipal de Maldonado esté otra vez cerca de la gente, logrando excelentes niveles de aceptación por su tarea de gobierno.

Gestión que es aceptada básicamente por ser constancia del cumplimiento de la palabra empeñada en la última campaña municipal, cuando el Partido Nacional prometió más seguridad, solidaridad, y más trabajo. Veamos.

1) Políticas de seguridad:

Dejando de lado las etéreas discusiones teóricas sobre seguridad, delito, o si la culpa es del chancho o del que le rasca el lomo, y a pesar de ser una competencia de índole nacional, el gobierno fernandino le metió diente al tema, lo encaró con legalidad y seriedad e invirtió US$ 21.000.000 en el más moderno centro de monitoreo y videovigilancia del país, poniendolo al servicio del Ministerio del Interior. Logró un rotundo éxito con excelentes resultados, y demostró así que a problemas viejos soluciones nuevas, y que además se puede trabajar en equipo y por el país, sin que pesen las banderas políticas.

2) Políticas sociales y solidarias:

a- En materia de vivienda, actualmente se está concretando casi en su totalidad la relocalización del asentamiento El Placer asegurando derechos humanos que hasta ahora habían sido vulnerados o desatendidos, se avanza también en el realojo del asentamiento Kennedy, se han recuperado viviendas abandonadas, y se ha implementado una política de acceso a la vivienda desde la tierra, sorteando terrenos de forma transparente y solidaria.

b- Políticas solidarias: se ha implementado un sistema de apoyo sin precedentes en materia de becas educativas para facilitar el acceso a la formación a gran cantidad de personas; además se ha puesto en funcionamiento el Plan Jornales Solidarios, donde personas desempleadas reciben un apoyo como contraprestación por tareas de limpieza de espacios públicos, acondicionamiento de edificios, barrido, etcétera, facilitando así el ingreso o retorno al mercado de trabajo de quienes han caído en situación de vulnerabilidad.

3) Políticas de promoción del trabajo:

a- Se puso el foco en dinamizar nuevamente la construcción gracias a una batería de proyectos de normativa promovidos desde el Ejecutivo Departamental. Estos, además de incentivar la construcción han contado con un excelente nivel de exigencia a la hora de evaluar su aporte e impacto en la comuna fernandina en cuanto a medio ambiente y planificación urbana. Así se dio un gran empujón a la economía departamental a nivel de empleo, y de reactivación del comercio no zafral.

b- El turismo ha gozado de un impulso como nunca en los últimos tiempos, en parte gracias al contexto regional, pero especialmente por la política implementada por el gobierno departamental de “Eventos todo el año” como mecanismo para romper la estacionalidad de dicha industra. Así es que meses como diciembre o marzo, mantuvieron niveles de turismo y ocupación con superando medias históricas.

Maldonado representa un gran ejemplo de cómo el Partido Nacional puede hacer las cosas, sin prisa, sin pausa, en unidad, cooperando con los de afuera, con excelencia, y gobernando, no como otros que ven pasar el tiempo impávidos, o apelan a viejos recursos populistas como dar vuelta la ciudad en año pre electoral.

Por eso, cuando los blancos nos ponemos nostálgicos pensando en nuestras viejas banderas, y cantamos “Aparicio, Aparicio, te estoy buscando, ¿dónde estás General, de poncho blanco?” debemos darnos cuenta que la mística de hoy, nuestra fuerza, nuestra motivación, está también en los buenos ejemplos actuales como el de Maldonado: gobernar, y gobernar bien. No hay otra. Es ahí donde está el General.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos