Tomás Teijeiro
Tomás Teijeiro

Con él, con ella

Las personas y las instituciones no pueden vivir ajenas a la coyuntura que les toca encarar. Deben ser protagonistas de su tiempo, pero sobre todo estar a la altura de las circunstancias en cada momento.

Los blancos enfrentamos en este momento el desafío de liderar una coalición que tiene la oportunidad única de volver a poner a Uruguay en el camino, de enderezar lo que esta mal, y de reforzar lo que está bien.

Junto a nuestros socios somos actuales capaces de encarar esta tarea sin traumas refundacionales, sin dogmatismos, sin rencores. Con la mano tendida hacia todos.

Armar un Gobierno no es cosa fácil. Se requieren condiciones que por cierto reúne el Presidente electo. Liderazgo, autoridad, sentido común, vocación por la excelencia, planificación, capacidad de lograr consensos y equilibrios, empatía, y equipo, son solo algunas de las buenas características que se aprecian.

Por eso, todos los blancos debemos ser conscientes que la principal tarea que tenemos hoy es la de cumplir con nuestro mandato histórico: servir al país.

Y la manera de hacerlo, durante el pregobierno (como ha definido con justo criterio Alvaro Delgado a esta etapa), y luego del 1° de marzo, es siendo un monolítico cuerpo político alineado con el objetivo de llevar adelante el mejor gobierno posible.

Hemos pasado por un largo proceso electoral, donde nuestros diversos perfiles de wilsonistas, herreristas, y otras opciones históricas ya se han mostrado.

Hemos dejado claro que esos matices no nos dividen, sino que nos amalgaman en el mantenimiento y proyección futura de nuestro partido donde prima por encima de cualquier diferencia el sentido institucional, el apego al Estado de Derecho y la democracia republicana.

Hoy es tiempo de mirar para adelante, de apoyar incondicionalmente a Lacalle Pou en su gestión, y de focalizar en lo que nos une. El país lo necesita, y los blancos nunca le fallamos.

Vendrán tiempos duros, y grandes desafíos, no podemos distraernos con lo accesorio de la vida política.

Es tiempo de entender que los integrantes de las diferentes corrientes políticas de nuestra colectividad, somos algo más que miembros del Partido Nacional, algo más que blancos, somos individuos que llevamos confiada a nuestras conciencias la sagrada obligación de ser “Defensores de las Leyes”.

Y hoy la principal tarea es lograr que Uruguay vuelva a ser un país más justo para todos, con más oportunidades, con más garantías, donde prime la regla de derecho, donde la Constitución vuelva a ocupar el lugar de privilegio que nunca debió perder, y donde nuestra soberanía este a salvo de los riesgos internos y externos.

Nuestros socios coyunturales de hoy, liderados por Ernesto Talvi, Pablo Mieres, Guido Manini, y Edgardo Novick así lo entienden, el compromiso que juntos hemos asumido es el de hacer del Uruguay un país mejor.

Por eso, nuestra obligación de blancos es la de servir al país, y debemos hacerlo sirviendo al partido, con la premisa de no fallarle al Presidente Lacalle Pou.

El Norte es cuidar nuestra Constitución.

Nuestras principales tareas se resumen en estar con el Presidente, y junto a él cuidar de ella.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados